Aitziber Osinalde, solidaridad en meta

Osinalde señalando su brazo en apoyo a las personas con retinosis, tal y como hace en cada carrera. / LIMIA
Osinalde señalando su brazo en apoyo a las personas con retinosis, tal y como hace en cada carrera. / LIMIA

Recién proclamada campeona de España en la categoría de veteranas, hace unas horas ha tomado la salida en la 'Goierriko 2 Haundiak'

CRISTINA LIMIA LEGAZPI.

Aitziber Osinalde se encuentra en estos momentos lidiando con 88 kilómetros y 6.500 metros de desnivel positivo entre las sierras de Aralar y Aizkorri. Ayer, a las once de la noche, tomó la salida de la carrera de montaña 'Goierriko 2 Haundiak' en Beasain, lugar donde también le aguarda la meta durante la jornada de hoy. Discreta y poco amiga de airear sus triunfos deportivos, estas últimas semanas sin embargo, ha visto imposible pasar desapercibida. Y es que el pasado 10 de junio se alzó campeona de España en la categoría de veteranas y quinta en la clasificación estatal femenina dentro de la prueba 'Travesera Integral Picos de Europa' celebrada en Asturias.

"Un título fruto de la casualidad", según explica la propia Aitziber, que acudió a la cita para quitarse una espinita que nada tenía que ver con el palmarés estatal, sino con un deseo de superación personal. "Había participado en esta misma carrera el año anterior, pasándolo muy mal, aquella vez asistí sin haberme recuperado de otra prueba celebrada quince días antes, no estuve al cien por cien y aunque logré acabar, lo hice en condiciones mínimas, supuso un gran bajón para mí, del que me costó reponerme, desde ese momento, volver a participar en la Travesera ha sido uno de mis objetivos", cuenta. Entonces desconocía que esta edición sería puntuable para la Copa de España.

La legazpiarra completó el exigente recorrido asturiano de 74 kilómetros en 15 horas y 22 minutos, quedándose, esta vez sí, a gusto consigo misma. Su llegada a meta, como todas desde hace dos años, estuvo acompañada de un gesto de apoyo a las personas que padecen retinosis pigmentaria, una enfermedad derivada de determinados desórdenes genéticos que afectan a la capacidad de la retina para responder a la luz, causando una pérdida lenta de la visión. El caso cercano de una amiga, Amaia Guereñu, le hizo plantearse cómo poner su granito de arena en el trabajo que realizan organismos como la asociación de retinosis pigmentaria de Gipuzkoa, Begisare. Aitziber decidió dar visibilidad a la causa en cada una de las metas que pisara. Siempre que cruza el umbral de una carrera señala su brazo derecho, sobre el que lleva escrito el nombre de la enfermedad en la camiseta.

"En este aspecto, estoy muy agradecida a los sponsors de mi equipo, Kulumsport y Sarayola, cuando les hablé de incluir una referencia a la retinosis pigmentaria en mi equipación no solamente aceptaron, sino que la ampliaron, de forma que las camisetas de todo el equipo Kulumsport Team llevan esta reseña", cuenta Aitziber, que además de ello, el año pasado destinó el dinero recaudado en todas sus carreras a Begisare. Considera que, poco a poco, la problemática de las personas afectadas por esta enfermedad es más conocida, pero aún queda mucho camino por delante. "Sería estupendo que otros clubes y deportes se sumaran a la iniciativa", indica. "Me gustaría animarles a hacerlo, ya que la labor de difusión es muy importante en estos casos", apunta. Ella en particular, sabe que el mensaje siempre llega a alguien. "Hace poco, tras participar en el Desafío Ultra El Cainejo, en León, se me acercaron dos personas a preguntarme por lo que llevaba escrito en la camiseta y un médico, sorprendido, se mostró interesado en colaborar", recuerda.

La legazpiarra, de 45 años, se inició en las carreras de montaña hace 4 años. Siempre ha sido una gran aficionada al monte y fueron dos personas del entorno familiar, Jokin Garai y Lorea Jiménez, quienes le descubrieron esta modalidad deportiva, "en la que tengo todo por aprender", sostiene. "Principalmente es una competición contigo misma, puedo decir que siempre he encontrado un ambiente formidable entre compañeros, te permite conocer a gente nueva, lugares nuevos... y disfrutar de la montaña, que al fin y al cabo, es lo que más me gusta", describe. Anima especialmente a las mujeres a adentrarse en este mundo. "Cada vez hay más presencia femenina, pero sigue siendo poca, les diría que para mí está resultando una experiencia muy bonita, que la prueben", emplaza. Su reivindicación por las personas con retinosis volverá a cobrar fuerza hoy, cuando atraviese la meta de la 'Goierriko 2 Haundiak'.

Temas

Legazpi

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos