Diario Vasco

Catequistas en vísperas del gran día

Madre e hija. Emi y Amaia ante el escenario en el que mañana harán la comunión sus 17 alumnos.
Madre e hija. Emi y Amaia ante el escenario en el que mañana harán la comunión sus 17 alumnos. / LIMIA
  • Diecisiete niños recibirán mañana la primera comunión en la parroquia de Legazpi

  • Las catequistas Amaia Madinabeitia y Emi Murillo relatan su experiencia en la tarea de educar en la fe

Diecisiete niños de Legazpi recibirán la primera comunión mañana, a las doce del mediodía, en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción. Serán, sin duda, los grandes protagonistas de una ceremonia que consagrará los tres últimos años de preparación que han realizado de la mano de las catequistas Amaia Madinabeitia y Emi Murillo, quienes, junto a otras doce compañeras, se dedican voluntariamente a impartir catecismo a ochenta escolares de la localidad de entre 7 y 12 años repartidos en distintos grupos.

Tras la resplandeciente y cuidada puesta en escena de mañana se encuentran ellas, «compañeras de viaje en un tiempo de aprendizaje concreto en las vidas de los niños». Así es como lo entiende Amaia Madinabeitia, que encontró en su madre, Emi Murillo, la principal inspiración para ser catequista. «La veía tan contenta con lo que estaba haciendo que decidí probar», cuenta. Empezó con 18 años y explica que la experiencia le animó a encarrilar su futuro hacia el mundo de la enseñanza. «Fue un punto de inflexión para mí, me encontré tan bien con el grupo de catequesis, tan satisfecha con lo que me aportaba, que se convirtió en una de las razones por las que decidí estudiar Magisterio», cuenta la joven legazpiarra, que en estos momentos, con 23 años, está a punto de terminar el segundo curso de sus estudios en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de Mondragon Unibertsitatea situada en Ezkoriatza. Pese a su juventud, cuenta ya con cinco años de experiencia como catequista, durante los que asegura haber aprendido numerosas cosas. «Es una manera de llevar a la práctica lo que estoy estudiando, resulta muy gratificante ver la evolución de los niños, que a estas edades avanzan de forma muy rápida, prácticamente comenzamos a darles catequesis cuando empiezan a leer y a escribir... en tres años, el cambio que experimentan es increíble», describe. En esta etapa de crecer y descubrir, Amaia considera que uno de sus principales objetivos como catequista es «reforzar aquellos valores que los niños han podido recoger en casa». Pone especial acento en el compañerismo, el respeto hacia los demás, la amistad, el amor... «Me parece muy importante trabajar con ellos sobre estos aspectos e intentamos hacerlo mediante actividades muy dinámicas», indica.

Amaia y Emi reconocen que educar en la fe no es sencillo, ni popular en los tiempos que corren. El número de niños que realiza la primera comunión va descendiendo, siendo este año la primera vez que la parroquia de Legazpi celebra la ceremonia con un único grupo, en vez de dos. La cifra dista mucho de las grandes promociones que hacían la comunión en la época en la que Emi Murillo comenzó a ser catequista, hace 17 años. «Di el paso en el momento en el que Amaia empezaba en catequesis, Tomás Madinabeitia era el párroco de la localidad por aquellas fechas y se producía un relevo importante, el grupo de personas que había dado catequesis durante muchos años lo dejaba y se buscaban padres y madres para realizar esta labor», recuerda. Desde entonces, ha colaborado con la parroquia desempeñando distintas funciones, como catequista, preparando comuniones, ayudando y coordinando a todos los grupos de catequesis, así como organizando otras actividades del templo. «Para mí ha sido muy gratificante, supone horas de dedicación, incluso algún quebradero de cabeza, pero yo siempre lo he tomado como algo muy positivo en mi vida, he creído que era bueno para mis hijos y, por ello, me ha gustado compartirlo también con los demás, mi prioridad ha sido que los niños vinieran contentos, intentar sorprenderles y que al final de los seis años de catequesis me pudieran responder a la pregunta de quién fue Jesús y si ha sido una buena persona», indica.

Confirmaciones y ciclo musical

Será un intenso fin de semana en la parroquia. Hoy, a las 16.30 horas, los niños que mañana realizarán la comunión y sus padres y madres participarán en la 'Ceremonia del perdón' con el párroco Iñigo Mitxelena. También hoy, a las 19.00 horas, 30 adolescentes de entre 13 y 14 años serán confirmados por el obispo José Ignacio Munilla. Junto a ello, cabe reseñar que mañana, a partir de las 11.30 horas, se ofrecerá en los paneles de la iglesia una proyección de fotografías de las actividades realizadas durante los últimos tres años con los niños que a las 12.00 harán la primera comunión.

Por otro lado, continúa adelante el ciclo musical organizado por la parroquia y el Ayuntamiento para este mes, siendo su segunda cita mañana, a las 19.00 horas, con el concierto de la organista Mila Osinalde y el txistulari Aitor Zabaleta, acompañados por los dantzaris Amaia Zabaleta, Eneko Galdos e Inés Aztiria.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate