Diario Vasco
Restos de nido exterminado en uno de los árboles más altos de la residencia (parte superior derecha).
Restos de nido exterminado en uno de los árboles más altos de la residencia (parte superior derecha). / LIMIA

Crece el número de nidos de avispa asiática

  • Bomberos y apicultores se encargan de eliminar los nidos, los más recientes en la papelera y en un camarote de Bikuña Enea

  • Desde primavera han sido retirados 27 y se prevén más hasta la llegada del frío

Hace unos años la avispa asiática sonaba lejana y desconocida para la mayoría de la población, sin embargo, de un tiempo a esta parte se ha instalado entre nosotros con ahínco. Su ejército anida en árboles, cornisas de terrazas, ventanas, grietas de edificios, bajo tierra... a una velocidad difícil de controlar. La semana pasada, los bomberos retiraron un enjambre bajo el alero de un pabellón de la papelera. Este martes, el apicultor local Floren Gutiérrez quitó otro del camarote de una vivienda de la plaza Bikuña Enea, al que habían accedido por una teja de ventilación. En estos momentos, hay otros dos nidos localizados para su futura extinción, uno sobre un gran roble de Agirre Etxeberri y otro en un aliso ubicado a las orillas del río frente a Zubitxo.

Afortunadamente, hasta la fecha no ha habido que lamentar más daños humanos que unos cuantos picotazos (siete veces más potentes que los de una abeja), pero la amenaza que entraña su expansión para nuestro ecosistema es grande. Cabe recordar que se trata de una avispa invasora procedente de China, que se alimenta de todo tipo de insectos, especialmente de la abeja local 'apis mielífica', poniendo en peligro la producción de miel y el equilibro ambiental del lugar.

Al igual que en el resto de Gipuzkoa, su presencia se va incrementando en Legazpi. El pasado año 2015 se exterminaron 25 nidos en nuestra localidad. En lo que llevamos de 2016 se han eliminado 27 y se esperan más hasta la llegada del frío. «Ahora es cuando mejor se ven, la temporada de la avispa asiática empieza en primavera, entre los meses de mayo y junio las avispas reina realizan un nido base y cuando consiguen reunir a una corte importante construyen otro más grande», explica Floren Gutiérrez. «Durante estos meses en los que nos encontramos se produce la puesta de nuevas avispas reina», detalla. «Los nidos de avispas morirán con la llegada del invierno, pero las avispas reina no, ya que hibernan fuera de los nidos, instalándose en cualquier lugar protegido, aquellas que superen el invierno volverán a empezar el ciclo en la próxima primavera, basta que sobrevivan diez para que su presencia se multiplique», apunta.

Los nidos localizados en Legazpi tienden a repetirse en las mismas zonas. Urtatza, Latxartegi, las inmediaciones de la residencia Santa Cruz, el ámbito de la estación, Motxorro, Mirandaola... son los lugares donde más ha puesto su foco la avispa asiática hasta la fecha.

Cómo actuar ante un nido

Los expertos recuerdan que no se debe actuar por cuenta propia bajo ningún concepto. La materia es competencia del departamento de Innovación, Desarrollo Rural y Turismo de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que junto a la asociación de apicultores de Gipuzkoa y los ayuntamientos, tiene en marcha un protocolo de actuación. En caso de detectar algún nido de esta especie (caracterizada por ser cuatro veces mayor que una abeja local, tener el cuerpo de color negro con tres franjas amarillas y las patas también amarillas) los vecinos deben dar el aviso al consistorio. Dependiendo de la accesibilidad y características del nido, será exterminado por apicultores o por el servicio de bomberos.

«Cada vez existe más conocimiento entre la ciudadanía, son muchos los avisos que recibimos y nos resultan de gran ayuda, cuantos más ojos seamos mejor», indica Floren Gutiérrez, que el pasado mes de enero ya fue invitado al Foro de la Agenda 21 para informar sobre el tema en aras de lograr la máxima implicación de instituciones y vecinos en la lucha contra la avispa asiática.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate