Diario Vasco

Cariñoso homenaje a los mayores

Gran ambiente entre los asistentes a la comida, por primera vez celebrada en el espacio cubierto de la plaza.
Gran ambiente entre los asistentes a la comida, por primera vez celebrada en el espacio cubierto de la plaza. / FOTOS: LIMIA
  • Más de 200 personas disfrutaron de la celebración organizada por el ayuntamiento, Nagusilan y Buztintegi

Ayer fue un día especial para las personas mayores de 80 años en Legazpi. El Ayuntamiento y las asociaciones Nagusilan y Buztintegi brindaron homenaje a las generaciones más longevas de la localidad con una jornada de celebración hecha por y para ellas. El día comenzó con una misa especial en la parroquia, donde los mayores hicieron sus ofrendas y peticiones. A continuación, se desplazaron hasta el espacio recientemente acristalado de la plaza, que por primera vez, acogía la tradicional comida de esta jornada, en anteriores ocasiones realizada en el frontón Urbeltz.

Un aurresku de honor interpretado por jóvenes dantzaris de Sustraiak (que cada año van turnándose con Korosti en este acto) dio la bienvenida a los más de 200 comensales apuntados al evento. «Es un honor tener a tantas personas mayores de 80 años con tan buena salud en una celebración como la de hoy, sois un ejemplo y un referente para todos nosotros, también quiero dar las gracias a los voluntarios que hacen posible este día, llevan a cabo un trabajo increíble y sin ellos nada sería posible», valoró la alcaldesa Koldobike Olabide, que acompañó a los mayores en la comida junto al párroco de la localidad Iñigo Mitxelena y a los presidentes de Buztintegi y Nagusilan, Fernando Martínez de Albéniz y Manuel Fernández. Este último dedicó, a su vez, unas emotivas palabras a los homenajeados: «Os damos las gracias por todo lo que habéis trabajado para que Legazpi sea lo que es hoy», indicó Fernández.

Como en años anteriores, los organizadores brindaron un reconocimiento especial a cuatro de los asistentes de mayor edad, que en esta ocasión fueron el matrimonio formado por Francisco Caballero (93 años) y Consuelo Hurtado (91 años), Merche Otaduy (97 años) y José Orozco (93). Flores, detalles y el fuerte aplauso de los allí presentes hicieron del momento un recuerdo inolvidable para los cuatro. No faltó la rondalla Alaitasuna, encargada de ofrecer una animada sobremesa. Desde la organización mostraron su agradecimiento tanto a ella, como a todos aquellos colectivos locales que se sumaron al evento para echar una mano.

Temas