Diario Vasco

La txapela de Gipuzkoa, para la quesería Aizpea

fotogalería

Los guisos de carne de oveja se repartieron entre los asistentes a la fiesta. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO: LUSA

  • Vence por un punto a Mausitxa y ya suma su tercera txapela. Ahora sueña con ganar por primera vez en Ordizia

Como ya es habitual, calor y mucho público ayer en el Artzain Eguna de Legazpi, la gran fiesta de los pastores guipuzcoanos. En el Campeonato de Quesos de Gipuzkoa se impuso la quesería Aizpea, de Olaberria, con 314 puntos, uno solo más que la segunda clasificada, la elgoibartarra Mausitxa.

La ganadora Eli Arrillaga comentó tras recibir la txapela que «estos premios no son, como algunos podrían pensar, para que vendamos más quesos, sino para mostrar que el pastoreo y la elaboración de queso están vivos». Es la tercera vez que el matrimonio compuesto por Eli Arrilaga y Mikel Etxezarreta se lleva la txapela de Gipuzkoa, y, como es habitual, gracias a un queso ahumado. «Buena parte de nuestra producción es de piezas ahumadas, y a los concursos acudimos con este tipo de queso. El miércoles, en Ordizia, presentaremos también uno así. A ver si consegimos sacarnos allí la espina. Hemos conseguido terceros y cuartos puestos, pero nunca la txapela», dijo la pastora. Ahora Mikel y Eli están con sus rebaños en la txabola de Urbia. «Hay una sequía muy fuerte. Tenemos que dar algo de pienso a las ovejas, porque además es la época en la que quedan preñadas, y conviene que estén robustas».

En el jurado tomó parte la presentadora de ETB Izaro Iraeta, y dos legazpiarras ya habituales, el cocinero Eloi Iartza y el periodista gastronómico Josema Azpeitia.

Al igual que las anteriores ediciones, hubo también concurso de guiso de carne de oveja. Pero en esta ocasión con cinco participantes, dos menos que la el año pasado. En este apartado la txapela fue para el Centro Extremeño La Bellota, gracias a un guiso preparado por las veteranas Paca Caballero y Manuela Hernández. «No podemos contar todos los secretos -comentaron entre risas-. Freimos la carne de oveja sin sal, porque de lo contrario se endurece. Ese aceite lo tretiramos y luego usamos otro nuevo. La base de la salsa es la cebolla y el ajo, pero también hay algunas especias, y una punta de laurel».

Uno de los miembros del jurado de los guisos era el etnógrafo Fermín Leizaola, quien lleva en ese menester alrededor de quince años. «El nivel ha ido mejorando teriblemente con el paso de los años», comentó.

La mención honorífica de la asociación de pastores ELE se quedó esta vez en Legazpi. Fue para los pastores de la quesería Makatza, Pedro Gabiria e Inés Argarate. Pedro es pastor desde la infancia, y la esposa le ayuda desde hace 35 años. Ahora la quesería mira al futuro con ilusión, porque el yerno Aitor Mantxola ha comenzado a trabajar en la explotación, mediante una excedencia en el trabajo anterior.

Los premios por los rebaños con mejores datos de producción han sido para Erraizabal (Legazpi) y Gomiztegi (Arantzazu). En un caso por rebaño cara negra, en el otro por cara rubia. «Hemos dejado en casa a nuestra oveja más productiva, porque ya tiene unos años y está más bien fea. En nueve años ha dado 3.550 litros», dijo Juan José Aranguren, de Erraizabal.

Hubo homenajes para dos parejas de pastores guipuzcoanos por sus décadas de dedicación: por un lado, José Manuel Arrieta y Lourdes Etxezarreta, del caserío Barnaola de Mutiloa; por otro, el matrimonio de pastores de Urbia formado por Fermín Arrieta y Lorentxa Etxezarreta, quienes pasan los inviernos en las tierras vizcaínas de Euba.

También se homenajeó a dos 'americanos', ambos pastores en California: Sebastián Izuzkiza, de Azkoitia, y Juan Carlos Balda, nacido en Usurbil, pero residente en Igeldo casi toda su vida.

Y también se reconoció la labor de la fotógrafo Gema Arrugaeta, que tras varias décadas especializada en fotografía de la naturaleza ha publicado el libro 'Artzaintza'.