El bitcóin llega al mercado tradicional

Un puesto de artesanía de la feria de Santa Lucía de Zumarraga y Urretxu permitió abonar el miércoles con la criptomoneda virtual de moda

Maritxu Aranburu atiende a una cliente en su puesto de artesanía de la feria de Santa Lucía con el cartel donde se acepta abonar con monedas virtuales./
Maritxu Aranburu atiende a una cliente en su puesto de artesanía de la feria de Santa Lucía con el cartel donde se acepta abonar con monedas virtuales.
Mikel Madinabeitia
MIKEL MADINABEITIA

Fue la comidilla de la feria. Uno de los puestos más solicitados. Dawamoru Fernández (Donostia, 35 años) y Maritxu Aranburu (Ereñozu, 69 años) revolucionaron el miércoles la feria de Santa Lucía de Zumarraga y Urretxu. Lo hicieron porque en su puesto de artesanía colocaron un cartel donde anunciaban que se podía pagar con bitcoines. Con bitcoines y con tres criptomonedas más (litecóin, dash y ethereum). Ahora que estas monedas virtuales están de moda, muchos se acercaron a curiosear. Los había pequeños y mayores. Hombres y mujeres. Y todos preguntaban lo mismo. ¿Se puede pagar con bitcoines?

Los métodos tradicionales de pago han visto cómo en los últimos años han surgido alternativas que se presentan como más eficaces, baratas y seguras al estar libres de la intervención de los bancos y Estados. Pero lo cierto es que, a pesar del auge que están viviendo, todavía es inusual pagar con ellas en cualquier actividad cotidiana. Pero la feria de Santa Lucía, que se viene celebrando desde la Edad Media, vivió esta semana un antes y un después.

A decir verdad, nadie pagó en bitcoines por los calcetines, gorros, jabones con lana y cuellos de bufanda que se exponían, aunque las paradas fueron constantes. «Mira, aquí también se puede pagar con bitcóin», comentaban un grupo de niñas de entre 9 y 10 años. Incluso gente jubilada se asomó por allí bien informada: «Txanpon digitala da hori, interneten ibiltzeko», le decía una amiga a otra. Así que el puesto de Dawamoru y Maritxu fusionó tradición y modernidad como pocos lo han conseguido. Allí se mezclaban la lana y los productos hechos a mano con la última revolución de internet.

Detalle del cartel donde se aceptaban las criptomonedas.
Detalle del cartel donde se aceptaban las criptomonedas.

Las 'brokers' de Santa Lucía

Es más, nuestras dos protagonistas vendieron productos, claro, cumplieron con su objetivo como todo aquél que va a Santa Lucía, pero fueron varias veces interpeladas por las criptomonedas. Sobre el origen de su iniciativa. Sobre si merece la pena invertir ahora o ya es tarde para hacerse rico.... Fueron vendedoras, sí, pero también «las ‘brokers’ o ‘traders’ de Santa Lucía», como rememoran entre risas.

Dawamoru, que se define como criptoemprendedora además de mostrar pasión por el mundo de la artesanía, explica cómo sería grosso modo la operación de abonar con bitcóin: «Se puede pagar con una wallet (monedero) virtual o con un código QR, la opción que nosotras permitíamos antes de ayer. Yo recibiría el ingreso en euros y antes traduciría la cantidad en ‘satoshis’. 1 bitcóin son 100 millones de satoshis. De esta manera se configura un código QR y se envía el pago con el móvil». Dicen que el día de mañana será una operación tan normalizada como veloz.

A tenor del éxito y el interés mostrado por tanta gente en Zumarraga y Urretxu, Dawamoru y Maritxu tienen pensado continuar con este «experimento sociológico», como lo definen. Si quieren tener la oportunidad de charlar con ellas, sepan que estarán presentes en el mercado de Tolosa del próximo día 23. Allí también se podrán comprar gorros y bufandas, y pagarlas con bitcoines, ethereum, dash y litecóin. Y en euros, ¡claro!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos