El turismo retrocedió en agosto en Álava un 2,8%

Julio, con buen tiempo, funcionó. Agosto, no tanto. / RAFA GUTIÉRREZ

Cayó, principalmente, la llegada de viajeros internacionales, a pesar de las buenas perspectivas del sector y los nuevos vuelos en Foronda

AITOR ALONSO VITORIA.

Agosto fue un mes extraño en materia turística en el territorio. El mal tiempo, el debate público sobre la capacidad turística de Euskadi y las optimistas perspectivas del sector tras un julio de récord han dejado unos datos oficiales que parecen no obedecer a ningún patrón determinado. Los resultados estadísticos ofrecidos ayer por el Instituto Vasco de Estadística, Eustat, apuntan que se registraron en los hoteles vascos un total de 331.979 visitantes, lo que supone una reducción casi testimonial del 0,3% respecto al agosto del año anterior.

En Álava, donde la masa turística es más escasa, el descenso es notoriamente mayor. La entrada de viajeros en los establecimientos hoteleros se redujo en un 2,8%. En Bizkaia cayeron un 0,7% y en Gipuzkoa se creció un 1,2%. Los datos no tienen en cuenta los accesos a pisos turísticos, que quizá sea una clave que el Eustat deba tener en cuenta en el futuro para aproximar sus estadísticas a la realidad.

Descenso extranjero

Después de un mes de julio de récord, el sector contaba con repetir éxito en agosto. Y muchos de sus representantes manifestaron, concluido el mes, que sus sensaciones habían sido buenas, que el verano en el que más se ha hablado de turismo en clave política había terminado de forma satisfactoria, con buenos índices de ocupación. Los datos reales serán revisados ahora con lupa. En Álava, el descenso ha sido mayor entre los extranjeros (-4,8%) que entre los nacionales (-1,4%). Limitando el ámbito a Vitoria, la disminución es del 1,4%. Las pernoctaciones cayeron un 2,2% en el territorio, mientras que sin embargo creció ligeramente la estancia media, de 1,89 días a 1,91.

La estadística del Eustat hace referencia igualmente al grado de ocupación hotelera en las fiestas de las capitales. En el caso de La Blanca, se registraron 8.258 entradas a los hoteles de la capital y 15.146 pernoctaciones durante las fiestas. El grado de ocupación fue del 86,4%, la más baja de las tres capitales. En relación al año anterior, eso sí, crecieron tanto las entradas (+5,3%) como las pernoctaciones (+0,4%).

Los agroturismos siguieron la misma tónica descencente y el número de entradas se redujo en un 18,5% en Álava, muy por encima de la media vasca.

Fotos

Vídeos