La rotura de la presa deja semiseco el estanque de Antigua

Aspecto embarrado que presenta sin entrada de agua y con pérdida. / ALBERDI
Aspecto embarrado que presenta sin entrada de agua y con pérdida. / ALBERDI

Ha perdido su fuente de alimentación y el nivel del agua ha bajado 60 centímetros

J.A. MIGURA ANTZUOLA.

Las crecidas del río y los materiales que éste arrastró tras el aguacero del domingo dejaron grandes desperfectos, entre ellos, la rotura de la presa que alimenta de agua al estanque de Antigua. La alberca donde viven patos y cisnes presenta un aspecto semiseco y corre riesgo de secarse por completo. Al romper el caudal la pared de la presa ha bajado el nivel de almacenamiento, y en consecuencia, no fluye agua hacia el estanque ni se renueva al quedar la toma en el aire. Desde el domingo ha perdido 0,60 metros de profundidad, como apunta Florentino Lamariano, de Antiguako Errota. «No entra agua y además el desagüe propio tiene pérdidas. Hay que buscar una solución. Reparar la presa o poner una toma nueva», añade Florentino, «es la primera vez que veo algo así. En las inundaciones de 1988 la presa aguantó bien».

El pequeño embalse habitado por varias aves acuáticas es uno de los atractivos del barrio de Antigua y de su viejo molino, que Florentino mima con esmero. «Tendremos que buscar una solución. Ya hemos avisado al Ayuntamiento para ver qué se puede hacer».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos