Luz verde al 'parque rojo' de Etxaluze

Ahora y luego. Aspecto actual del parque de Etxaluze y una composición presentada por las arquitectas sobre su futura imagen.
Ahora y luego. Aspecto actual del parque de Etxaluze y una composición presentada por las arquitectas sobre su futura imagen. / MARIAN

El Ayuntamiento saca a licitación las obras con un presupuesto de 357.825 euros y 4 meses de ejecución

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El proyecto 'Parke Gorrixa' ya está en la pista de despegue. El Ayuntamiento acaba de sacar a licitación con un precio base de 357.835 euros (IVA incluido), y un plazo de ejecución de cuatro meses, el acondicionamiento de un espacio intergeneracional que refuerce el carácter de esparcimiento y zona de juegos del parque de Etxaluze, y recupere su función, hoy en día perdida, de camino de paso, gracias a la adecuación de una nueva entrada.

Además, merced al acuerdo alcanzado con los propietarios de los garajes subterráneos de Etxaluze, junto con la renovación del parque, se afrontarán las obras de impermeabilización de la plaza bajo la cual se ubican los estacionamientos privados, tal y como se ha hecho en otros enclaves. El Consistorio abonará el 'lifting' urbanístico a la plaza que ahora sale a concurso y los vecinos, la impermeabilización de los garajes.

El gobierno municipal ha explicado que el objetivo es que las obras arranquen en septiembre, y resaltado que «el material escogido para la reforma de Etxaluze se ha cuidado de un modo especial, con recorridos asfaltados y bancos de madera, distribuidos en una superficie pavimentada roja rodeada de espacios verdes, que harán del parque un lugar más acogedor y funcional para fortalecer su condición de punto de encuentro social, un recinto tranquilo y cómodo para el disfrute de niños, adultos y ancianos. La superficie actual se reorganizará con espacios más pequeños y unidos», relatan.

Otro aspecto reseñable del proyecto diseñado por las arquitectas oñatiarras Lierni Altube y Ainhoa Negeruela, y la legazpiarra Naiara Otaegi, es «la apuesta por conservar los actuales árboles y, a su vez, plantar más, dándole a los jardines que cuidan los vecinos la importancia que les corresponde, pero teniendo en cuenta siempre los límites de los aparcamientos subterráneos», aseguran desde el grupo municipal de EH Bildu.

En palabras de la edil de Urbanismo, Irati Etxeberria, las tres profesionales han desarrollado su trabajo con «una sensibilidad especial», calificando el proyecto, desde un punto de vista urbanístico, como «innovador y fresco».

Un parque con solera que busca recuperar parte de su antigua identidad. Y es que aunque para algunas generaciones han sido muchos años «el parque de las canastas de basket», para otras fue «un entrañable«txoko para el esparcimiento».

Muchos vecinos recuerdan aún perfectamente aquella especie de gran pérgola descubierta con enredaderas en la que jugaron y pasearon.

Temas

Oñati

Fotos

Vídeos