Luz verde a un nuevo asalto del plan de accesibilidad de San Lorenzo

Se intervendrá en las aceras deterioradas y se cambiará la escalera del fondo por una rampa.
/MARIAN
Se intervendrá en las aceras deterioradas y se cambiará la escalera del fondo por una rampa. / MARIAN

El Ayuntamiento saca a licitación las obras de la novena fase por 241.174 euros Las actuaciones entre la frutería y el túnel tienen un plazo de ejecución de cinco meses y arrancarían tras la Semana Santa

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El ayuntamiento ha dado luz verde a un nuevo asalto del plan de accesibilidad y regeneración urbanística de San Lorenzo, al aprobar la salida a licitación por procedimiento negociado de 'la fase 9' que se desarrollará entre la frutería que lleva el nombre del barrio y la entrada del túnel.

El consistorio ha invitado a tres empresas a que presenten sus ofertas económicas con un precio base de 241.174 euros. Según ha explicado la edil de servicios y urbanismo Irati Etxeberria, las obras se enmarcarían en los proyectos de movilidad y accesibilidad del curso presupuestario 2018. «El objetivo es que los trabajos arranquen después de Semana Santa y el plazo de ejecución será de cinco meses» especificó ayer.

El plan de accesibilidad y lavado de cara del populoso núcleo residencial continuará desde el ascensor central hasta la entrada del túnel que une San Lorenzo con Errekalde, rematándose así todo este nivel, ya que este año se ha actuado desde el ascensor hacia Eltzia. Las obras comprenderían por un lado los bloques 15, 16, 17 y 18, y por otro 25, 26, 27 y 28.

Como en las fases precedentes se intervendrá en las aceras, ensanchando aquéllas que no alcancen las dimensiones de anchura establecidas por la normativa vigente. Se reducirá su pendiente transversal, se eliminarán los desniveles existentes en algunos itinerarios peatonales, y se sustituirá el pavimento por piezas modulares de terrazo de 40 x40 cm, con textura de pizarra de colores crema y negro, en unos casos, y de pavimento granítico de color gris, en otros. También se colocarán franjas de pavimento diferencial direccional que faciliten la orientación y sirvan de aviso de la presencia de obstáculos que no se pueden eliminar.

El proyecto contempla también la colocación de una rampa en sustitución de las cuatro escaleras que se ven en la imagen que ilustra esta información, elimiándose así una barrera arquitectónica.

El plan de accesibilidad redactado en el año 2009 por A2B dividía las obras necesarias en San Lorenzo en 21 fases con un presupuesto que superaba los cinco millones de euros.

En total se estudiaron más de cinco kilómetros de itinerario peatonal recogiendo cuestiones como las pendientes, la anchura de las aceras, la ubicación de la señalización vertical, el mobiliario urbano y su mantenimiento, los aparcamientos y los diferentes accesos.

Con la colocación de tres ascensores públicos se dio respuesta a los cuatro grandes desniveles del eje central, y luego un goteo de intervenciones ha ido acometiendo la regeneración urbanística del 'cuarentón' barrio. A finales de invierno arrancará un nuevo asalto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos