Valorizar la ternura del universo del clown y la risoterapia

Josu e Itziar están muy ilusionados con la nueva aventura escénica en la que se han embarcado. Ellos fueron dos de los artífices del laboratorio de teatro Irazan, tras conocerse en la etapa de Potx eta Motx, en la que Itziar colaboraba, y ahora han alumbrado Algaraz, y Potx eta Lotx. Llevan más de un año formándose en los cursillos intensivos que ofrece la escuela de payasos Los Hijos de Augusto de Valencia, y hace unos meses decidieron que había que dar un paso adelante y apostar por un proyecto que valorizase la ternura del clown, su espíritu de superación y su principal arma, la risoterapia. Así que además de alumbrar el espectáculo que hoy presentan, ofrecen talleres, cursos y clown conferencias para todos los públicos. Ya han trabajado en las facultades de Huhezi y Enpresagintza de Mondragon Unibertsitatea sobre los fracasos y los retos. «Es una faceta que nos hace especial ilusión, porque a los adultos se nos olvida jugar, divertirnos, ver un poco la vida con los ojos de un niño, y es algo que hay que hacer, que no debemos olvidar, para ser mejores personas», recuerdan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos