Último asalto al plan de accesibilidad y regeneración urbanística de Zubillaga

Última fase. Abarcará el área de 'auzoetxe', el parque infantil y los bloques de vivienda centrales. /MARIAN
Última fase. Abarcará el área de 'auzoetxe', el parque infantil y los bloques de vivienda centrales. / MARIAN

Los presupuestos reservan 240.000 euros para rematar el lavado del cara del barrio. Se intervendrá en el entorno del parque infantil, el auzoetxe y los bloques de viviendas centrales

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Poner freno «al deterioro generalizado y paulatino» de Zubillaga, un barrio que hasta hace poco más de una década (la variante se inauguró en 2004) era punto de paso obligado del tráfico rodado de acceso al núcleo urbano de Oñati y que por esa ubicación privilegiada, al lado de la carretera y el río, ha tenido siempre una actividad industrial importante, en convivencia con un uso residencial de baja densidad y la vida rural.

Con ese objetivo se redactó el plan de accesibilidad y regeneración urbanística de Zubillaga, que este año quedará rematado con una inversión de 240.000 euros. Los presupuestos de 2018 han consignado esta partida económica para el tercer y último asalto de un lavado de cara que empezó en 2016, continuó el año pasado, y se rematará en 2018, una vez resuelto el cambio de titularidad, de privado a público, de una parte de suelo que se ve afectado por el plan urbanístico. Un trámite que hizo que el gobierno municipal decidiera dejar para la última fase, la actuación que el proyecto redactado por Sestra Ingeniería y Arquitectura planificaba en primer lugar.

Las obras previstas mejorarán la accesibilidad «en la comunicación del auzoetxe con el área infantil» situada en la parte trasera de la iglesia, «mediante el encaje de una rampa que salvará el desnivel existente entre ambas plataformas de 1,60 metros».

El acceso al propio auzoetxe se mejorará con la sustitución de los dos peldaños actuales por dos rampas laterales superpuestas sobre la acera. El proyecto de Sestra pone la mirada, igualmente, en el deteriorado parque de juegos para el que plantea una nueva ubicación sobre la misma plaza a fin de «facilitar la accesibilidad en todo el entorno de la iglesia, mejorada con un renovado pavimento».

Reordenar aparcamientos

En el área de viviendas, por su parte, se propone un tratamiento «generalizado y uniforme» con un solado de hormigón lavado, que volverá a delimitar los jardines y parterres. Asimismo, la zona de aparcamientos junto a los inmuebles se reordenará, acotando tres nuevas bandas de estacionamientos en batería. En cuanto a la acera sobre el vial principal también lucirá un nuevo embaldosado «con otra disposición de cenefas y bolardos de protección al tránsito peatonal».

Con este último asalto, se culminará el grueso del plan de lavado de cara del núcleo rural e industrial de Zubillaga que en la actualidad tiene 230 habitantes y en su época más boyante en 1975, llegó a alcanzar 481.

Desde que despegaran las obras se ha intervenido en el tramo que une la empresa Ulma Forja con el puente de Artixa, y en el espacio comprendido entre el caserío Martelopezkua y el frontón y la sociedad. El remate final tendrá lugar en la zona que alberga el auzoetxe, el parque infantil y los bloques de viviendas centrales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos