La solidaridad no coge vacaciones

Inmigrantes rescatados en el Mediterráneo por una ONG. /MORENATTI
Inmigrantes rescatados en el Mediterráneo por una ONG. / MORENATTI

Hotz colabora en el proyecto ‘Maydayterraneo’ para fletar una embarcación de rescate

«Hay localidades de interior con patrones de altura. Hotz Oñati ha llevado a puerto once nuevos botes salvavidas. Mil gracias a una organización y un pueblo que no cesa de apoyar a la causa de las personas refugiadas».

Este mensaje en las redes sociales del proyecto ‘Maydayterraneo’ es sin duda una excelente carta de presentación de la labor que realiza la agrupación local nacida hace año y medio para paliar la injusta y difícil situación que atraviesan miles de personas que huyen del infierno de la guerra o de otras razones de fuerza mayor en sus países de origen.

Desde que Hotz Oñati echó a andar hace año y medio, los actos, actividades y campañas de apoyo a infinidad de proyectos no han cesado, y afortunadamente el termómetro solidario no ha bajado un ápice, ni siquiera a la puertas de las vacaciones, porque la grave situación que viven los refugiados no entiende de calendarios.

El último proyecto en el que se ha embarcado Hotz es la campaña ‘Maydayterraneo’, una iniciativa puesta en marcha por Salvamento Marítimo Humanitario de Gipuzkoa (SMH) y Proem-Aid de Sevilla de ‘botes (huchas) salvavidas’ con el objetivo de recaudar fondos para fletar una embarcación que refuerce las tareas de rescate que diferentes ONG llevan a cabo en el Mediterráneo central en favor de los refugiados que huyen de Siria e Irak.

En el ‘corredor de la muerte ’ frente a las costas libias, se contabilizaron más de 5.000 muertes en 2016 y en lo que llevamos de año más de 1.700 personas se han ahogado en sus aguas. La ONU prevé un movimiento de 250.000 personas, y al no prestarse soluciones dignas y eficaces a la problemática, Salvamento Marítimo Humanitario ha decidido tomar cartas en el asunto,

«No tenemos la solución a los conflictos, pero no podemos permanecer impasibles ante el sufrimiento y la muerte de aquellas personas que no encuentran otra salida que jugarse la vida en el mar huyendo de una muerte segura en sus países de origen» explican desde ‘Maydayterraneo’, que ha puesto al proyecto el nombre de ‘Aita Mari’ en homenaje a un marino y pescador que se convirtió en un héroe popular en e siglo XIX por los salvamentos marítimos que realizó.

Hotz Oñati no ha querido pasar la oportunidad de sumarse a la campaña y donado los 1.100 euros (11 botes de 100 euros) recaudados en la última remesa de ‘itsulapikos’ a salvar vidas en el mar.

Himaya por un euro al mes

Además Hotz mantiene y quiere intensificar la colaboración con el proyecto ‘Himaya’, que es el nombre de un grupo de mujeres que alquila pisos en Grecia para ayudar a familias vulnerables, monoparentales con niños pequeños, mujeres que viajan solas, etcétera. Gestionan catorce pisos y uno precisamente se llama ‘Oñati’ porque 45 personas donan un euro mensualmente para ayudar al apadrinamiento de pisos, una medida temporal, ya que una vez que las familias regularizan su situación, son desplazadas al lugar asignado por los programas de asilo de los que dispone cada país.

El principal problema para las familias es que estos trámites son largos y tediosos, y pueden durar más de un año. Mientras tanto, esperan en centros de internamientos de Grecia en los que las condiciones de vida son extremadamente duras y perjudican su salud física y emocional. Los recién nacidos y los ancianos son los principales grupos de riesgo y en ellos se centra la campaña. Según publica la ONU y han comprobado sobre el terreno los voluntarios de Himaya, los campos en los que viven carecen de los requisitos mínimos de salubridad, condiciones higiénicas, instalaciones y servicios sanitarios. También es alarmante la escasez de agua potable.

El programa de apadrinamiento se lleva a cabo con una cuota anual de 12 euros (un euro al mes) y a cada padrino se le asigna una familia con la que colabora y recibe puntualmente información sobre todo lo que sucede en el piso y el proceso de regulación de expedientes de los refugiados. En Hotz valoran muy positivamente la experiencia, consideran que Himaya es una organización muy seria, y por eso han hecho una llamada a la colaboración siguiendo su ya popular lema ‘sería una pena que por pensar que podemos hacer poco, terminemos no haciendo nada’.

Los que quieran apadrinar un piso puede ponerse en contacto con cualquier miembro de Hotz o hacer un ingreso poniendo el concepto ‘Himaya’ y su email en Laboral Kutxa (IBAN ES 93 3035 005 3500 51070869). En la actualidad Himaya acoge a 61 personas y más de la mitad ( 33) son niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos