Los semáforos del cruce de Torreauzo ya están aquí

La Diputación comienza mañana las obras previstas en la Gi-2630, lo que originará afecciones en el tráfico

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Prudencia y paciencia esas suelen ser las recomendaciones generales cuando un vial de primer orden se sumerge en obras, así que ante la notificación del departamento de infraestructuras de la Diputación, del inicio mañana de las obras de instalación de semáforos en las inmediaciones del cruce de Torreauzo, en la GI-2630, esa es la máxima. Los trabajos previstos originarán afecciones en el tráfico que «se regularán por los railes alternativos que se acondicionarán».

El anuncio de la colocación de semáforos a la altura de Eguzkialde y los pabellones de Urbieta, no ha sentado nada bien ni al Ayuntamiento ni a la ciudadanía. El gobierno municipal ya denunció públicamente lo que calificó como «un parche». Y en la calle, muchos opinan que la solución de adoptar semáforos en vez de rotondas « es puramente economicista. Se ha querido minimizar la inversión en un punto negro, sin valorar que el remedio puede ser peor que la enfermedad, es decir, que la problemática que ya sufrimos» señalan varios habituales de una carretera que registra más de 10.000 vehículos al día.

«Ojalá nos equivoquemos, pero ésto no pinta bien. Cuando el semáforo esté en rojo, las colas y los frenazos pueden provocar situaciones de peligro, porque hay mucho tránsito, y no hay viales alternativos. Parece que no conocen Oñati y el tráfico que circula en dirección a San Prudencio, que es nuestra principal puerta de entrada y salida la exterior» se quejaban.

Lamentablemente la propuesta de rotondas cursada por el Ayuntamiento, vecinos y empresas de la zona fue desestimada, y en su lugar, habrá que acostumbrarse a los semáforos. El consistorio propuso la construcción de dos glorietas para la ordenación de los accesos a polígonos industriales y caseríos entre el cruce del taller Erle y la entrada a Ulma Construcción, y en vez de eso la Diputación ha optado por instalar dos semáforos y un paso de peatones en la recta, en las inmediaciones del cruce a Torreauzo o San Pedro. Concretamente, junto a la entrada del polígono industrial Urbieta . El presupuesto es de 119.575 euros y los trabajos correrán a cargo de Construcciones Murias.

En la memoria del proyecto se explica que «las obras para mejorar la seguridad vial en el punto kilométrico 18,400 consistirán en la implantación de un paso de peatones regulado mediante semáforo con la construcción de una isleta en mediana y ampliación de la existente. Además se incluirán rebajes en las aceras para mejorar la accesibilidad de los usuarios». También recoge que se trata de «una zona limitada a 60 km/hora debido a los cruces existentes», pero que «durante la visita de campo, se ha apreciado que los vehículos circulan a velocidades que, aparentemente, resultan elevadas», y en este sentido «al tratarse de una zona en la que se esperan frenadas», se incide en «la importancia de tener que conseguir una buena adherencia entre la nueva capa de rodadura y la capa inferior».

El semáforo en vial de sentido a Zubillaga se colocará a la altura de las escaleras de acceso a la Peugeot, junto a la actual señal de limitación de 60km/hora y el de sentido a Oñati, a la altura de Eguazkialde. En ambos sentidos se colocará n señales de advertencia de semáforo y de limitación de velocidad a 50km/h respectivamente, con fondo fluorescente y cuatro focos luminosos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos