Más de seis toneladas de solidaridad

Voluntarios empaquetando la mercancía recogida en los supers. / HOTZ
Voluntarios empaquetando la mercancía recogida en los supers. / HOTZ

Hotz agradece el apoyo brindado por la gente a la campaña de ayuda a los refugiados | Los 5.501 kilos de alimentos, y 730 de pañales y leche en polvo saldrán pasado mañana rumbo a Grecia

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La solidaridad oñatiarra ha vuelto a estar a la altura. 6.231 kilos es la cifra que marca el éxito de la gran recogida de alimentos y pañales realizada por Hotz durante tres días en los dos Eroskis, BM, Cooperativa San Migel y Autoservicio Errekalde. El trajín de bolsas y paquetes en los puntos de entrega de los supermercados auguraba un gran dato, y las expectativas iniciales se han superado con creces.

«Hemos sobrepasado las seis toneladas, contra las cuatro (4.269 kilos) del año pasado, así que queremos agradecer a todos los oñatiarras que han colaborado en la campaña, su generosidad. En total, se han recogido 5.501 kilos de alimentos no perecederos que vamos a enviar a Grecia a través de Zaporeak Solidario, mientras que los 730 kilos de pañales y leche en polvo infantil llegarán al país heleno a través de la ONG En red SOS Refugiados. Ambos cargamentos saldrán pasado mañana de Oñati, uno hacia Martutene y el otro hacia Valencia», explicaban ayer desde Hotz.

Una excelente noticia que los voluntarios han querido aprovechar para agradecer el apoyo que la gente está dando al proyecto de Hotz Oñati en favor de los refugiados. «A tantas personas, a las empresas que ayudan con cartones, palets y coordinación de transporte como Ulma Carretillas, Packaging y otras, a los centros comerciales que han acogido la campaña, y por supuesto a los voluntarios, los propietarios del garaje y el local donde se han centralizado el almacenaje y empaquetado, así como Zaporeak y en Red SOS, que van a hacer llegar todo este material a su destino final».

Está claro que hay mucho por hacer ante una de las mayores crisis humanitarias de nuestro tiempo, y en Hotz no están dispuestos a quedarse quietos ante el drama de quienes han tenido que huir y abandonar sus casas y todo lo que tenían. No se cansan de repetir que «sería una pena que por pensar que podemos hacer poco, terminemos no haciendo nada». Y con esa consigna no paran de trabajar porque «desgraciadamente, el problema sigue en toda su crudeza».

Desde que decidieron movilizarse hace dos años, los actos, actividades y campañas no han cesado. Toneladas de comida no perecedera, productos de higiene y mantas, accesorios de invierno y katiuskas, mochilas escolares... han viajado desde Oñati a los campamentos de refugiados, sembrando sonrisas y alimentando estómagos e ilusiones. Además, no han sido pocos los voluntarios que han decidido echar una mano «in situ».

El problema continúa

Con esta 'Gran Recogida' realizada durante tres días, la plataforma ciudadana ha querido volver a poner el foco en Grecia para llevar alimento y dignidad a los refugiados y recordar que el drama continúa.

Las inclemencias climatológicas en este invierno, unidos al largo tiempo transcurrido sin soluciones, hacen que el ambiente de los campos de refugiados vaya del desamparo de personas que no tienen a donde ir y están atrapadas, a la indignación que lleva a los voluntarios que allí se desplazan a aumentar sus ganas de ayudar, de hacer que la opinión pública no cierre los ojos ante un drama al que la sociedad parece haberse acostumbrado.

Por eso, la «gran recogida de alimentos», además de ayudar materialmente, ha permitido recordar a la gente que cientos de miles de personas sobreviven a duras penas en medio de las carencias y la desesperanza, y necesitan ayuda porque «el sistema» no les está tratando como debiera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos