Segundo asalto a la señalización de caseríos

Información. Una de la señales que se colocaron en Araotz en la primera fase de la campaña./MARIAN
Información. Una de la señales que se colocaron en Araotz en la primera fase de la campaña. / MARIAN

La campaña proseguirá en Uribarri, Lezesarri y Berezao, pasando el testigo luego a Murgia y Olabarrieta. Los paneles indican la distancia y dirección a cada baserri en los barrios rurales, facilitando su acceso y localización y realzando su valor patrimonial

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Uribarri, Lezesarri y Berezao darán el pistoletazo de salida a la segunda fase de plan de señalización de caseríos en el entorno rural. El gobierno municipal aprobó el jueves el presupuesto de 14.355 euros presentado por Rotio Studio para el suministro de 58 señales de flecha individuales, 47 postes pequeños y 20 grandes, además de 9 carteles en forma de baserri pequeños, uno de gran formato y 7 cuadrados.

Despega así un nuevo asalto que contempla inversiones en señalítica también para Murgia y Olabarrieta. En estos dos barrios rurales, con mayor concentración de este tipo de edificaciones, aún están abordando los emplazamientos y/o grafías definitivas, y por tanto la distribución de los caseríos que aparecerán en las distintas señales, un proceso que se suele consensuar con los vecinos. Una vez culmine esa fase, se determinará el número total de elementos de señalización , y se aprobarán también el presupuesto definitivo para estos barrios.

Proyecto de señalización
Surgió en 2014 en el foro de 'auzoalkates' en el marco de la iniciativa 'Auzotasuna'. Contempla señalizar por fases los accesos a los cerca de 500 caseríos diseminados por los dieciséis barrios del municipio. Este año el proyecto se ha presentado al plan de ayudas forales con un presupuesto de 41.016 euros y ha recibido una subvenciónde 14.355 euros.
Objetivo
Informar sobre la riqueza patrimonial del entorno rural oñatiarra, dando a los caseríos la importancia que tienen en nuestra cultura. Y por otro facilitar el acceso y su localización, especialmente a los servicios de emergencias.
Primera fase
Costó 15.695 euros y señalizó Arantzazu, Araotz, Urrexola y Zañartu.
Segunda fase
Se desarrollará en Uribarri, Lezesarri, Berezao, Murgia y Olabarrieta. Al haberse decidido ya los contenidos y ubicaciones de Uribarri, Berezao y Lezesarri, la segunda fase empezará en estos barrios rurales. El presupuesto presentado por Rotio Studio es de 11.950 euros. Se han encargado 58 señales de flecha individuales, 47 postes pequeños, 20 grandes, 9 carteles en forma de baserri pequeños, uno de gran formato y 7 cuadrados.

Oñati es el municipio de mayor extensión de Gipuzkoa (107, 3 km2) y con cerca de 500 caseríos salpicando los dieciséis barrios rurales, no es fácil conocer su localización. Así que, por un lado, con el objetivo de informar sobre la riqueza patrimonial del entorno rural, dando a los caseríos la importancia que tienen en nuestra cultura y en su contribución a la definición del paisaje rural. Y por otro, de facilitar el acceso y su localización, especialmente a los servicios de emergencias (ambulancias, bomberos...) el foro de auzoalkates, propuso hace tres años desarrollar un ambicioso plan de señalización, que no solo han agradecido los vecinos de las áreas rurales que estrenaron la campaña, también los servicios de emergencias y quienes disfrutan del senderismo y en sus paseos pueden conocer mejor el patrimonio rural.

La primera fase se desarrolló en Araotz, Arantzazu, Urrexola y Zañartu

Anteriormente ya se habían colocado placas identificativas en las fachadas de los caseríos, pero en esta ocasión la iniciativa se centraba en cruces de carreteras y caminos rurales, en la línea de mejorar la accesibilidad a los mismos. El plan se inauguró en Araotz, Arantzazu, Urrexola y Zañartu y proseguirá este invierno en Uribarri, Lezesarri, Berezao, Murgia y Olabarrieta.

La campaña consta de tres tipos de placas: pequeña (de flecha para un único baserri) y medianas y grandes, ambas de formato cajón o caserío. Los carteles se colocarán en los cruces , que permiten una mejor visibilidad, e indicarán la dirección y la distancia a la que se encuentran los caseríos más cercanos. Se cumple así el doble objetivo de informar sobre la riqueza patrimonial del entorno rural , y facilitar el acceso y localización de todos los caseríos.

Colocación en auzolan

Como en la primera fase, todas las señales serán de metal y llevan rotulado el nombre del barrio así como la distancia existente desde el cruce en el que se coloca el poste informativo en forma de casita, hasta cada caserío. Además todas las señales medianas y grandes llevarán el dibujo de un baserri, el nombre de la localidad, el barrio rural, y del lugar concreto en el que está emplazada la señal.

En cuanto a la obra civil necesaria para colocar la señales, el ayuntamiento se suele encargar de cavar los agujeros y los vecinos de instalar y asentar las señales.

Fotos

Vídeos