Póker oñatiarra en el calendario 2018 de DV

Enero. 'Paseando por Urbia' del urretxuarra Pablo Pérez  ha ganado el primer premio del certamen fotográfico 'Rincones de GIpuzkoa' y vestirá el primer mes del año. /   PÉREZ
Enero. 'Paseando por Urbia' del urretxuarra Pablo Pérez ha ganado el primer premio del certamen fotográfico 'Rincones de GIpuzkoa' y vestirá el primer mes del año. / PÉREZ

Este domingo se publicará la cartilla que habrá que rellenar con cupones. El anuario se repartirá el día 17Cuatro de las trece fotos premiadas recogen paisajes locales

MARIAN GONZÁLEZ OÑATI.

El patrimonio natural, cultural y paisajístico oñatiarra encandila al objetivo. No hay la menor duda de ello, porque cuatro de las trece fotografías premiadas en el concurso 'Rincones de Gipuzkoa' que impulsa EL DIARIO VASCO para ilustrar su calendario 2018 han sido capturadas y localizadas en Oñati, y presiden los meses de enero, mayo, septiembre y diciembre.

Un póker de premios que además tiene la singularidad de que ninguno de los fotógrafos es local, aunque todos confiesan su devoción por los parajes con los que se colarán en miles de hogares guipuzcoanos. En total se han recibido 3.042 fotografías y entre ellas se han seleccionado trece, que formarán parte del anuario que se entregará gratuitamente con cupones el domingo, 17 de diciembre. Este domingo, día 10, se publicará la cartilla que se deberá rellenar con los cinco cupones que se publicarán desde el 11 al 15-el 16 y 17 de diciembre habrá comodines-.

El primer premio lo firma el urretxuarra Pablo Pérez Herrero con 'Paseando por Urbia' una instantánea captada en marzo de 2015 que su autor recuerda muy bien. «Mi intención era subir a Aizkorri pero había mucha niebla y empezó a nevar un montón, y como tenía una idea fija que se antojaba complicada, decidí quedarme en Urbia, tomarme algo en la fonda y sacar unas fotos. Y fue una gran decisión porque hice la del calendario y también otra del riachuelo que ha sido galardonada en Galicia», desvela el campeón.

A este enamorado confeso de la montaña y la fotografía le apasiona el entorno de Urbia y Arantzazu. «El parque natural de Aizkorri lo tiene todo. Recuerdo que tras estar un rato esperando a que pasara alguien, al ver al hombre que aparece con su perro, enseguida me di cuenta que la espera había merecido la pena. Es una fotografía sencilla pero muy fina. No hay trampa, ni cartón, me encanta y por eso la presenté», señala. Deja claro que «no hay photoshop, la nieve y la composición de los elementos no necesitan artificios. Es una foto pura», sentencia.

Otro de los premiados procede de Villamediana de Iregua (La Rioja). Se trata de Jesús Velázquez Hernández, que no había estado nunca en Oñati y en la visita que realizó en junio de 2016 se quedó prendado del patrimonio monumental. Le apasiona la cultura, y se sintió como pez en el agua visitando la Universidad, la parroquia de San Miguel, la plaza, Bidaurreta... «Me llamó mucho la atención el bello claustro de la parroquia atravesado por el río Ubao, algo excepcional», relata. Quiso inmortalizarlo, y la instantánea que tomó «con una cámara de bolsillo normalita», ilustrará el mes de mayo. Todo un alegrón.

Lugares mágicos

Otro símbolo del macizo montañoso es el 'Aizkorri' firmado por Jexus Aranbarri Arregi. «Me encanta disfrutar de la montaña con los amigos, suelo ir a Aizkorri una veintena de veces al año. La foto que ilustrará el mes de diciembre, fue el resultado de un acto reflejo. Estábamos en febrero», recuerda. «Estaba muy nublado y con mucha niebla. No pude hacer fotos en la cima porque apenas se veía, pero cuando empezamos a bajar se abrió un claro y no me lo pensé». Este mendizale azpeitiarra conoce bien Aizkorri, la crestería, San Adrián... y sobre todo Arantzazu, un lugar que califica como «mágico». Casi siempre sube al parque natural desde Arantzazu. «No soy religioso, más bien lo contrario pero la tranquilidad, la belleza y el arte del entorno del Santuario me embriaga. Me encanta la Basílica, disfrutar de su silencio sentado en un banco con la iglesia vacía. Y me pasa lo mismo con el patrimonio natural del entorno, que es maravilloso», explica.

Gran aficionado a la montaña, ha descubierto junto a ella el placer de congelar esa pasión en un clic. Y pese a definirse como «un mendizale que hace fotos», no tiene reparos en confesar que cuando va a ser una jornada más fotográfica que de montaña, prefiere ir solo.

Arantzazu y el donostiarra José Luis Granados Montero completan el póker de imágenes oñatiarras que visten el almanaque. Una instantánea de la grandiosidad de la Basílica vacía, que seguro encantará a Aranbarri, ilustra el mes de septiembre, que en 2018 celebrará la festividad de la patrona de Gipuzkoa en domingo, y desde las páginas del calendario de EL DIARIO VASCO, recordará toda la belleza, quietud, y grandiosa sencillez que envuelve el entorno de Arantzazu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos