'Pinotxo' tendrá una gira de altura

El equipo de artistas y 'currelas' de Ganbara Faktoria en el exitoso estreno de 'Pinotxo, hariekin lotu gabe' en Zubikoa / MARIAN

El palacio Euskalduna de Bilbao y el Teatro Gayarre de Pamplona, se suman al Kursaal. Ganbara retomará los ensayos del musical en septiembre «con mucha ilusión por el desembarco en grandes escenarios»

MARIAN GONZALEZOÑATI.

El musical 'Pinotxo, hariekin lotu gabe' marcará un antes y un después en la historia de Ganbara Faktoria. La producción familiar al estilo Broadway estrenada en Corpus en Zubikoa, no solo viajará al Kursaal donostiarra este otoño (21 de octubre) , también rendirá visita en Navidad a otros dos templos de la escena vasca: el Palacio Euskalduna de Bilbao (27 de diciembre) y el Teatro Gayarre de Pamplona ( 3 de enero).

Una gira que llena de ilusión a toda la familia de Ganbara Txiki,y que también hará parada en otras localidades más pequeñas como Lazkao ( 18 de noviembre) . Tras el subidón del estreno en casa, y visto el calendario que se avecina, los pequeños grandes artistas están disfrutando de unas merecidas vacaciones estivales, mientras el equipo de producción y su inagotable capitán, Aitor Biain, cavilan «ajustar alguna cosita» y siguen atando fechas de un tour que dará que hablar.

21 de octubre
Palacio Kursaal (Donostia).
18 de noviembre
Areria (Lazkao).
27 de diciembre
Palacio Euslalduna (Bilbao).
3 de enero
Teatro Gayarre (Pamplona).

«De momento hemos cerrado cuatro escenarios, pero se están barajando otros» explica el director de Ganbara. «Tenemos mucha ilusión. El estreno en casa fue estupendo. La gente se quedó con muy buen sabor de boca, y tras el tute que supuso para todo el equipo el embarazo y el alumbramiento de 'Pinotxo', hemos hecho un paréntesis estival, porque al final casi todos los protagonistas son niños y se merecen unas vacaciones completas para en septiembre volver con la pilas cargadas a encarar nuestro mayor reto. Iremos a grandes escenarios y eso da mucho respeto. El Kursaal donostiarra al ser el primero será nuestra prueba de fuego. Impone, pero también es una inyección de motivación extra para todos» relata el director.

La obra de dos horas y media de duración, viaja por las fascinantes aventuras del travieso títere empeñado en convertirse en un niño de verdad. Según Biain « Pinotxo es el universo sonoro del teatro musical adaptado a la esencia del cuento de siempre, una historia con carga aventurera y trasfondo humano». Y esa es precisamente una de las razones por la que eligió la historia de la marioneta de madera que cobra vida, incidiendo en la idea de que cualquiera puede conseguir lo que quiera si lo desea de verdad.

Un nuevo reto

Uno de los puntos originales de la propuesta con la que Ganbara tratará de conquistar Donostia, Pamplona y Bilbao, reside en la desmitificación de algunos de los valores que se le presuponen al cuento: «Quisimos actualizar el mensaje o los mensajes que transmite la historia para adaptarlos a nuestro tiempo. Tomamos el relato triste que muchos guardamos en la memoria y la contamos manteniendo la esencia, pero fusionando música, teatro, proyecciones, magia, luz... para dar forma a un espectáculo lleno de sorpresas» explica.

La producción más ambiciosa de Ganbara cuenta con 21 canciones, seis decorados y mucha 'xarma'. Han bebido de la estética de Tim Burton, y eso le da un punto de locura a la adaptación al euskera del clásico de Carlo Collodi realizada por Donnelly Strid. Cuida mucho la escenografía, el atrezzo, los diálogos, las canciones y la caracterización de los 80 personajes a los que dan vida las 32 voces de la coral Ganbara Txiki, y tres adultos. Ha sido un gran salto adelante para todo el equipo, que tras el rotundo éxito cosechado en casa, ya sueña con los aplausos del Kursaal, la primera escala de un otoño-invierno de vértigo, con dos representaciones muy especiales en Navidad.

Fotos

Vídeos