Una perspectiva distinta del valle de Araotz

El plan tendrá en cuenta los valores medioambientales, culturales, patrimoniales e industriales./MARIAN
El plan tendrá en cuenta los valores medioambientales, culturales, patrimoniales e industriales. / MARIAN

El Ayuntamiento adjudica un plan de acción del paisaje que valorizará el patrimonio cultural industrial. Abordará, entre otras cuestiones, el conjunto de centrales hidroeléctricas y molinos del río Arantzazu

MARIAN GONZALEZOÑATI.

«La extraordinaria belleza natural del municipio 'enmascara' en ocasiones otros valores culturales como los referentes al patrimonio industrial representado en el conjunto de centrales hidroeléctricas y molinos que se suceden en el río Arantzazu».

Así presenta Mercedes Valenzuela la oferta para la redacción del diagnóstico del 'Plan de Acción del Paisaje de Araotz y el valle de Arantzazu', que el Ayuntamiento le ha adjudicado con un presupuesto de 9.000 euros, dentro del plan de ayudas que concede el Gobierno Vasco para la elaboración de planes de acción del paisaje.

11Valorización del patrimonio cultural industrial, focalizado en las centrales hidroeléctricas, entre otros elementos.
22Consolidar en el río Aran-tzazu espacios de ocio y contacto con la naturaleza y con el patrimonio cultural, principalmente para la población local.
33Protección frente las amenazas más degradantes del paisaje, como son los restos inútiles dispersos por el monte, o la presencia de grandes infraestructuras o elementos como el frente de cantera.
44Activación patrimonial de los elementos y conjuntos patrimoniales junto al río Aran-tzazu.
55Visibilizar y mejorar la percepción social de esta zona fluvial.
66Naturalizar zonas artificializadas con técnicas blandas.
77Incrementar la biodiversidad en las riberas del río.
88Detectar y proporcionar espacios en este paisaje para usos públicos.
99Coordinación con la beca 2017- 2018 Oñati-Goiener sobre energías renovables
pasado, presente y oportunidades de futuro en el municipio de Oñati.
1010Coordinación con el Plan General de Ordenación Urbana, de forma que las concusiones del Plan de Acción del Paisaje se incorporen a estas normas.

Se trata de «volver la mirada hacia el paisaje de la zona del barrio Araotz y del río Arantzazu, pero esta vez desde otra perspectiva, desde otro zoom, valorizando el patrimonio industrial hidroeléctrico», explica la directora de la empresa Ecoingenia, que propondrá medidas para conseguir «un paisaje atendido, cuidado, diverso, comprensible, seguro, accesible, rentable económicamente, y respetuoso con el medio ambiente, detectando espacios emergentes y de oportunidad».

Y es que no quiere obviar el hecho de que «la fuerza de la naturaleza no deja ver la problemática que esconde la maquinaria abandonada, edificios fuera de uso, algunos amenazando ruina..., canales en desuso junto a auténticos caminos de agua en activo y que junto a la casa de máquinas desarrollan una actividad industrial-energética de primer orden.

A esto se suma, añade, la amenaza de elementos degradantes y discordantes en el paisaje, como son el frente de cantera, las infraestructuras, o los posibles desarrollos futuros. En este sentido, es de gran relevancia el hecho estratégico de que el Plan General de Ordenación de Oñati se encuentra en este momento en revisión, de manera que todas las conclusiones de este Plan de Acción del Paisaje podrían tener cabida y respaldo en las normas.

Además no hay que olvidar la existencia de un recurso cultural y turístico de primer orden como es la cueva de Arrikrutz y la senda del agua PR-GI 3003.

Así las cosas, el objetivo principal del Plan que deberá redactarse en el periodo 2017-2018 para que el Ayuntamiento reciba la subvención del Gobierno Vasco, es «incrementar la calidad y el uso del paisaje con una gestión activa para que recupere su protagonismo y su centralidad teniendo en cuenta sus valores y potencialidades medioambientales, culturales-patrimoniales e industriales, y también como paisaje industrial en activo. Sin olvidar su vertiente residencial representada en el barrio de Araotz».

La primera fase del plan de paisaje, el diagnóstico, ya está en marcha. El mismo actualizará la información existente, procedente de estudios y fuentes muy diversas.

También integrará las nuevas orientaciones en cuanto al patrimonio natural y cultural y su manera de estar presentes en el paisaje, buscando y apostando por su centralidad, y técnicas innovadoras en su recuperación. Así, se abordará la evolución del paisaje para entender la situación, su estructura formal (vegetación, fauna, geología, el agua), un análisis hidrológico, y de los caudales ecológicos, las amenazas o debilidades del paisaje y su valoración.

Según Valenzuela, «todo ello posibilitará en el futuro la elaboración de un relato, lo que queremos trasmitir, para sí iniciar las estrategias de activación».

Fotos

Vídeos