El pasaporte a la fase de ascenso a Primera Nacional se sella en Arrasate

Ilusión. La cosa está difícil, pero el objetivo merece la pena. /  ALOÑA
Ilusión. La cosa está difícil, pero el objetivo merece la pena. / ALOÑA

El Fagor Industrial afronta mañana (13.00) en Iturripe un derbi fratricida en el que el Aloña pide el apoyo de la afición

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El día 'D' ya está aquí. Ha llegado la hora de la verdad para el Fagor Industrial. Por segundo año consecutivo el primer equipo de balonmano estará mañana en la fase clasificatoria vasca a los play-offs de ascenso a Primera Nacional.

Ese era el objetivo del equipo a principio de temporada, y pese a la irregular campaña, el Aloña ha alcanzado su meta. Todo lo ocurrido hasta ahora no cuenta. El Ford Mugarri, Il Capo Hondarribia, Txikipolit Zarautz y los oñatiarras se juegan este fin de semana el preciado pasaporte a una carta.

Solo vale ganar. Esa es la esencia de la 'Final Four', cita que el año pasado se celebró en Zubikoa porque el Aloña fue el subcampeón de la liga vasca, y que este año recala en Arrasate por el mismo motivo. El intratable Basauri Indupime, txapeldun tres años seguidos, ya está clasificado, y el domingo se conocerá quien le acompaña en la fase de ascenso que se disputará en mayo. Una aventura deportiva que para cualquiera de los cuatro equipos en liza sería el epílogo perfecto a la temporada. Ascender ya es harina de otro costal, pero el mero hecho de clasificarse a disputar el ascenso es un premio y una gran experiencia.

El primer capítulo se escribe mañana, a partir de las 13.00, en la cancha de Iturripe. Será un duelo fratricida porque solo puede quedar uno, y el Fagor Industrial y el Ford Mugarri se conocen a la perfección, con jugadores que han jugado en ambos equipos. El factor cancha favorece lógicamente a los cerrajeros, así que el Aloña ha pedido a la afición que todos los fines de semana llena Zubikoa que se dejé notar en la vecina localidad, porque el objetivo lo merece.

El buen sabor de boca que dejó la clasificación el año pasado es el mejor revulsivo para los de Aitor Aranburu, que se muestran ilusionados y optimistas. Tienen poco que perder y mucho que ganar, así que viajarán a por todas. Solo piensan en ganar los dos partidos, porque esa es la única receta para poder repetir la aventura vida el año pasado en Burgos. El reto no es fácil porque los cuatro finalistas persiguen el mismo objetivo, y la igualdad ha sido máxima a lo largo del campeonato liguero. De hecho, después de 30 partidos, entre los cuatro equipos solo ha habido tres puntos de diferencia en la tabla.

El primer objetivo del Aloña es clarísimo: imponerse mañana, a partir de las 13.00 horas, a los anfitriones, para estar el domingo en la final que disputarán el equipo que gane el derbi comarcal, y el que resulte vencedor de la pugna entre Txikipolit de Zarautz y Il Capo Hondarribia (11.00). Pasado mañana, a partir de las 12.15, se decidirá quien obtiene el pase para los play-offs estatales, y el Fagor Industrial y la afición rojilla quieren estar en Iturripe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos