Olara Dorrea hará espacio al 'cowork'

Olara Dorrea. Se adecuará la planta baja y la primera.
Olara Dorrea. Se adecuará la planta baja y la primera. / MARIAN

Este mes despegan las obras de adecuación de las plantas baja y primera de la torre. El Ayuntamiento busca fomentar la creación de sinergias y el aprendizaje conjunto de emprendedores y micro empresas

MARIAN GONZALEZOÑATI.

El 'coworking' desembarcará en Olara Dorrea este otoño con la idea de que emprendedores, autónomos, profesionales y micro-empresas tengan una nueva herramienta 'anticrisis' en el mercado laboral. La fórmula consiste en compartir un mismo espacio físico para reducir al máximo los gastos fijos y centrar todos los esfuerzos en la expansión del negocio.

Se trata de una especie de oficina comunitaria en la que profesionales que necesitan poco más que un portátil, un teléfono y una buena conexión a internet para realizar su trabajo, comparten sinergias. La idea es que la planta baja de la torre sea multiusos, para albergar desde cursos de formación, a jornadas o reuniones.

El espacio cowork propiamente dicho se emplazará en la primera planta que acogerá seis puestos de trabajo que dependiendo del tipo de jornada (media o entera) podría acoger hasta a doce personas. La segunda planta seguirá albergando, como hasta ahora, a los medios de comunicación municipales.

Nueva antena para el wifi

Las obras necesarias arrancarán las próximas semanas con la idea de que el espacio de cowork pueda ponerse en marcha este otoño. En agosto se ha aprovechado para instalar un antena más potente en la torre que mejore la cobertura wifi de un recinto, en el que la correcta conexión a internet es fundamental. Realizada ya esta tarea, llega el turno de las pequeñas obras y el montaje del mobiliario, mientras se aprueba definitivamente el reglamento. El día 26 finaliza el plazo de presentación de alegaciones , y luego se abrirá el periodo tramitación de solicitudes.

Esta fórmula, que nació hace doce años en San Francisco y que cada vez está más extendida, permite a los usuarios ahorrar no solo en el alquiler del local o sus gastos habituales (luz, agua, acceso a la red...), sino también compartir experiencias y habilidades en el día a día laboral.

Y esa es una de las ideas en las que incide la ordenanza que recoge que el objetivo es «ofrecer a emprendedores, autónomos, profesionales y microempresas de Oñati, un espacio de trabajo compartido; que basándose en un modelo de trabajo colaborativo, sirva para fomentar la creación de sinergias, el aprendizaje conjunto, el fomento de relaciones y compartimiento de proyectos y conocimiento». Deja claro que se trata de «un espacio temporal» y que busca « fomentar el desarrollo de nuevos proyectos empresariales y la colaboración entre empresas».

Habrá dos posibles horarios: jornada completa (de 8.00 a 20.00) y media jornada (de 8.00 a 14.00 o de 14.00 a 20.00 horas). Y para mantener la naturaleza y los objetivos del cowork, el reglamento recoge que es « fundamental la presencia física de las personas usuarias». Por ello, el ayuntamiento podrá exigir un uso presencial mínimo.

Las personas emprendedoras podrá utilizar el espacio como máximo un año mientras estén realizando el plan de viabilidad para poner en marcha la empresa. Mientras que para autónomos, profesionales y microempresas el contrato será de dos años. La cuenta atrás para el 'coworking oñatiarra' ya ha comenzado.