El niño Jesús de Praga estrenará abrigo de filigrana mañana en la procesión

El niño en la procesión./
El niño en la procesión.

La imagen que se guarda en el Palacio Lazarraga ha sido restaurada en Burgos por las clarisas del Castil de Lences

M.G. OÑATI.

El Niño Jesús de Praga lucirá como nuevo en la procesión del Corpus Christi de mañana. Ayer mismo llegó del convento de las clarisas de Castill de Lences de Burgos, donde la imagen más diminuta del desfile procesional, ha renovado vestuario.

Su característico abrigo blanco y dorado de filigrana estaba bastante ajado por el paso del tiempo, así que las monjas con gran paciencia han ido soltando uno a uno los hilos de oro y brocados que tenía, y luego los han incorporado a la nueva vestimenta que mañana estrenará. «Se han preservado los dibujos originales y el resultado es espectacular» relataban, quienes ya han podido disfrutar del trabajo realizado por las clarisas burgalesas.

Según han explicado desde la Cofradía del Santísimo Sacramento , que es la que se encarga de organizar la procesión del Corpus y del mantenimiento y restauración de los distintos elementos que participan en la comitiva, en este caso el nuevo abrigo ha sido sufragado por el duque de Sotomayor, Carlos Martínez de Irujo, que es el propietario de la imagen. El niño Jesús de Praga tiene su morada en la capilla del Palacio Lazarraga, pero siguiendo una tradición secular que se repite también en otras casas y ermitas, todos los años abandona su hogar para el desfile procesional de Corpus. Mañana volverá a hacerlo, de estreno eso sí, portada por los anderos más jóvenes de la procesión. El Niño de Praga es considerado protector de embarazadas, de madres preocupadas por sus hijos, y de los pequeños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos