Algo se mueve en la tranquila Araotz

Araotz. Vista de la zona más social del emblemático barrio rural con la parroquia y el frontón./MARIAN
Araotz. Vista de la zona más social del emblemático barrio rural con la parroquia y el frontón. / MARIAN

Los vecinos quieren poner en marcha una fonda en la antigua ' nesken-eskola'. El Ayuntamiento va a presentar el proyecto al programa de ayudas Erein para la promoción y desarrollo de zonas rurales

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Algo se cuece en el valle de Araotz, uno de los rincones más bellos y escondidos de Gipuzkoa, además del barrio oñatiarra que más mitos y leyendas ha generado. Enclavado en el límite con Alava, a un lado de la antigua calzada, que por Arrikrutz subía a San Juan de Artia y que, pasando por el castillo en la loma de la sierra del mismo nombre, bajaba a la llanada alavesa, Araotz siempre se ha caracterizado por su agreste paisaje y por su aislamiento.

Hundido entre las sierras de Aizkorri, Zaraia y Elgea, la carretera misma de acceso desciende ya vertiginosa hacia el desfiladero de Jaturabe, frente a los desplomes del Orkatzategi y vigilada por el imponente ojo de Aitzulo. Es un lugar precioso, pero que debido a su particular emplazamiento corre el peligro de convertirse más en un lugar de segunda residencia, de descanso y recreo festivo, así que para 'darle más vidilla', los últimos meses han salido a la luz varias propuestas.

La última dejó varios apuntes interesantes en la comparecencia de valoración de los presupuestos que ofreció el gobierno municipal. El alcalde, Mikel Biain, relató que la comisión de Desarrollo Rural, ha reservado una partida de 200.000 euros en las cuentas públicas del año que viene «para apoyar la iniciativa promovida por los vecinos de Araotz para poner en marcha en la antigua 'nesken-eskola' una fonda, un establecimiento hostelero que además de disponer de un bar, ofrecería alojamientos». Explicó que se han planteado «tres alternativas: habitaciones individuales con cocina, una casa rural, o un hospedaje a modo de albergue con literas». Dejó claro que el motor de la propuesta son los propios araoztarras. «Los vecinos ya han estado en el Gobierno Vasco y representantes del ejecutivo han visitado Araotz. La idea sería un financiación a tres bandas: el Consistorio, el programa Erein para la promoción y desarrollo de zonas rurales, y los araoztarras» . También matizó que el Ayuntamiento aportará esa cantidad de 200.000 euros «siempre y cuando llegue la subvención que en enero se solicitará a Erein».

La partida de 200.000 euros recogida en los presupuestos, se ejecutará si llega la subvención

Entre las fórmulas de gestión del albergue o fonda, explicaron que si fructificase la iniciativa, no se descarta una cesión inicial al consistorio en el marco de la apuesta por valorizar el patrimonio natural, cultural e industrial del barrio rural. Estas dos últimas facetas, poco cultivadas, están siendo en la actualidad, objeto de un diagnóstico en el marco de una convocatoria de ayudas para la elaboración de planes de acción del paisaje.

Otros proyectos

Mercedes Valenzuela está redactando un proyecto para «volver la mirada hacia el paisaje de la zona del barrio Araotz y del río Arantzazu, pero esta vez desde otra perspectiva, desde otro zoom, valorizando el patrimonio industrial hidroeléctrico». La directora de la empresa Ecoingenia, va a proponer medidas para conseguir «un paisaje atendido, cuidado, diverso, comprensible, seguro, accesible, rentable económicamente, y respetuoso con el medio ambiente, detectando espacios emergentes y de oportunidad».

Además no hay que olvidar la existencia de un recurso cultural y turístico de primer orden como es la cueva de Arrikrutz, la senda del agua PR-GI 3003, la escuela de escalada de Araotz, Aitzulo o Sandaili. Así las cosas, el objetivo principal del 'Plan de Acción del Paisaje de Araotz y el valle de Arantzazu' es, «incrementar la calidad y el uso del paisaje con una gestión activa para que recupere su protagonismo y su centralidad teniendo en cuenta sus valores y potencialidades medioambientales, culturales-patrimoniales e industriales, y también como paisaje industrial en activo. Sin olvidar su vertiente residencial».

Y en esta línea de revalorizar también la vertiente residencial del bario de Araotz, podría enmarcarse también el proyecto Guifinet que el Ayuntamiento ha decidido desarrollar para solucionar la 'brecha digital' existente entre el mundo urbano y el rural. Aprovechando las subvenciones para el desarrollo rural de Debagoineko Landa Garapen Agentzia, se quiere facilitar el acceso a internet. El Consistorio va a financiar el repetidor y la antena (el receptor y el emisor) de los 58 caseríos que ya han decidido sumarse a la iniciativa, y los vecinos el router y la instalación interior de cada casa, así como la cuota pertinente.

Son tres proyectos que denotan que algo se mueve en el barrio en el que nació Lope de Agirre, sin duda, el araoztarra que más tinta ha hecho correr.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos