18,7 millones de euros para 2018

El pleno de la corporación, en la maratoniana sesión./MARIAN
El pleno de la corporación, en la maratoniana sesión. / MARIAN

Las cuentas del Consistorio salen adelante con apoyo de EH Bildu y la oposición del PNV. Los planes de reforma del polideportivo Zubikoa y Olaitturri despegan con sus partidas económicas para la redacción de los proyectos de ejecución

MARIAN GONZALEZOÑATI.

El ayuntamiento ya tiene presupuestos para el próximo año. El Pleno dio el visto bueno, el jueves por la tarde, en una sesión de tres horas y media de duración, a la hoja de ruta del Consistorio para el 2018 (los ingresos y gastos previstos, así como las inversiones). Serán en total casi 19 millones de euros (18.777.979,05), un 2,13% más que en el presente ejercicio. Una planificación económica que contó con el respaldo de la mayoría absoluta de EH Bildu y la oposición del PNV. Gobierno y oposición debatieron largo y tendido sobre su distinta visión del estado de las arcas públicas, el proyecto presupuestario y las propuestas jeltzales.

El alcalde, Mikel Biain, explicó que «los presupuestos de 2018 marcarán un punto de inflexión en la política presupuestaria». Incidió en que los últimos años «se ha cuidado mantener un equilibrio financiero, contar con una buena base económica para poder acometer un plan de inversiones en proyectos que van a ser referenciales los próximos años, y que ya arrancan, como son la remodelación del polideportivo y el área de Olaiturri».

Gastos por departamentos
Comunicación y participación
516.611,10euros (-35,11%) Servicios Sociales: 1.781.669, 28 (+1,23%)
Deporte
1.460.579,17 (+20,38%).
Cultura
1.182. 488, 57 euros (+7,34%).
Organización interna
6.532.977,43 (-1,07%).
Socioeconomía
551.239,26 (-3,50%).
Organización territorial
5.416.592,80 (0,18%).
Ocio educativo
1.335.821,44 (+43,07%)
Ingresos por capítulos
Impuestos directos
3.870.945 (-1,33%).
Otros impuestos
150.000 (0%).
Tasas y otros ingresos
2.713.655,24 (0,85%).
Transferencia corrientes
8.212.187 (2,33%).
Patrimonio
867.564,85 (2,50%).
Transferencias de capital
240.000 (194,42%).
Finanzas activas
28.000 (0%).
Finanzas pasivas
2.695.615,96 (2,03%).
Gastos por capítulos
Personal
5.424.192,70 (1%)
5
393.954,86 (1,72%).
Gastos financieros
63.574,49 (-8,30%).
Transferencias corrientes
3.587.006,17 (1,43%).
Inversiones reales
3.736.827,84(7,90%).
Transferencias de capital
207.420,95 (12,22%).
Finanzas activas
28.000 (0%).
Finanzas pasivas
329.444,40 (-22,15%).

A su juicio «se han sentado unas bases sólidas para poder ejecutar un importante plan de inversiones. Y además el presupuesto contiene partidas para continuar la adaptación de las urbanizaciones de los principales barrios (San Lorenzo, Olakua, Zubillaga...) a los principios de accesibilidad. Y como novedad, presenta una partida para financiar un programa piloto de rehabilitación de viviendas situadas en el casco histórico». En el social, remarcó «que se refuerce la apuesta por la partida de emergencias sociales con una subida del 8% y en la misma línea, de ayuda psicosocial, ambas actuaciones dirigidas a la población más vulnerable desde el punto de vista socioeconómico».

Para el alcalde, «son unos presupuestos que marcarán un punto de inflexión»La oposición cree que «no reúnen la viabilidad financiera que exigen las cuentas públicas»

En cuanto a la estabilidad presupuestaria insistió en «la importancia que tiene en época de crisis conseguir mantener el ahorro neto en positivo (1 millón de euros), es decir, que los ingresos sean superiores al gasto. Y además se ha logrado manteniendo una baja presión fiscal en los contribuyentes». Cerró su intervención poniendo en valor «la situación financiera saneada del Ayuntamiento», y también «la buena situación económica, con una deuda viva de 0,9 millones de euros, de las más bajas de Gipuzkoa».

Al respecto, el interventor Pascual Elustondo, explicó en su informe que «no es nada fácil contar con ahorro corriente positivo en épocas de crisis, y los presupuestos oñatiarras lo tienen gracias al concienzudo trabajo de ajuste realizado por todos los departamentos, desde 2008». Los ingresos corrientes se cifran en 15,8 millones de euros (+1,15%), principalmente por el incremento de las ordenanzas fiscales (1,5%) y la subida del fondo foral. En cuanto a la partida de gastos al estar el presupuesto equilibrado, es de 18,7 millones. Por departamentos llama la atención la bajada del 35,13% que sufre comunicación y participación, debido al descenso de las inversiones, y los incrementos en deportes (20,38% ), para el proyecto de rehabilitación de Zubikoa, así como en ocio educativo (43,07%) por la inversiones en el forjado del sotano de Errekalde Urgain,.

Las actuaciones más potentes en términos económicos serían los 300.000 euros para sacar a concurso la redacción del proyecto del polideportivo; 480.000 para nuevas fases de accesibilidad y lifting urbanístico en San Lorenzo y Zubillaga (240.000 en cada caso), 30.000 para Olakua, 200.000 para el auzoetxe de Araotz, 185.000 para la rehabilitación de Natur Eskola, 50.000 para el proyecto de transformación de Olaitturri en un espacio cubierto multiusos, 400.000 para el soto de Urgain (que tendría una subvención del 60% del Gobierno Vasco ), 100.000 para un parque infantil en Casablanca y 110.00 para la última fase de Eltzia

Cada presidente de comisión fue explicando los gastos e inversiones por departamentos, destacando además de las ya desagranadas, un parque en la zona residencial de San Martín, en el marco de Olaran Paisaia.

Falta de rigor y planificación

Tras la presentación del gobierno, llegó el turno de la oposición. La portavoz del PNV, Lourdes Idoiaga, explicó que el voto contrario obedecía principalmente a dos razones, a que «no ha habido la menor voluntad de atender las solicitudes que hemos presentado. De las 40 realizadas, solo han sido aceptadas 7, rechazándose 17, y quedando en el limbo las restantes». Y a que «un año más los presupuestos no reúnen la estabilidad, reglas de gasto y viabilidad financiera que exigen las cuentas públicas».

Respecto al primer punto, la portavoz jetzale criticó que «la negativa reiterada a nuestro trabajo propositivo es una falta de respeto y un desprecio a labor que estamos realizando a lo largo de todo el año y a los 2.475 votantes que representamos y otros muchos que acuden a nosotros». Pero lo que a su juicio es más grave es que «llevamos tres años diciendo que las cuentas no son ni viables, ni sostenibles, por mucho que se diga lo contrario. Nos preocupa que cada año se comprometan a inversiones unos 4 millones de euros, y que al final el 40% se queden en el tintero. Hay inversiones que llevan tres años en cartera y están sin ejecutar, y hay proyectos como la ampliación de la piscinas del polideportivo, con 2-3 calles, que llevan dando vueltas desde 2014 y tampoco se hará, como mínimo, hasta 2019» criticó.

Para Idoiaga eso es «un fraude a la ciudadanía y al propio ayuntamiento que no puede superar inversiones superiores a 2-2,5 millones por año. Nos preocupa la mala gestión económica y la falta de planificación y de riesgo del gobierno municipal -concluyó- más cuando se está prometiendo para el ámbito de deportes inversiones de cuatro millones y pico de euros que no sabemos de dónde van a sacar ».

A continuación los ediles del gobierno y la oposición debatieron sobre los distintos capítulos, con exposiciones, réplicas y contra réplicas. Biain recriminó a los jeltzales que las propuestas «no estaban trabajadas, eran muy ligeras» y «su alarmismo sobre la situación financiera», e Idoiaga al gobierno «su falta de respeto al trabajo de la oposición, y su nula previsión y rigor». Al final el pleno se cerró sin acuerdo, pero con presupuesto para 2018 dada la mayoría de EH Bildu.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos