Korpus Dantzak, en compás de igualdad

Los nueve dantzaris de 2017 en la procesión y uno de los ensayos./MARIAN
Los nueve dantzaris de 2017 en la procesión y uno de los ensayos. / MARIAN

A partir de hoy se escribe una nueva página en la historia de una fiesta que vivirá su jornada reina el domingo con la procesión. Las mujeres se estrenan bailando en Corpus un repertorio con cinco siglos de tradición que no distinguirá géneros

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Ser dantzari en Corpus son palabras mayores, y bailar en la procesión un honor al que solo acceden 9 personas, y que a partir de ahora no distinguirá géneros. «Llevamos casi dos años inmersos en un proceso de reflexión interno, que arrancó en torno a las 'Korpus dantzak', porque son nuestra principal seña de identidad, pero que tiene más recorrido. Queremos que no haya distinción entre bailes de chicos y de chicas, todos somos personas y todos somos dantzaris.¿Por qué no van a tener las mujeres el mismo derecho que los hombres a salir bailando en un fin de semana tan especial?», han explicado desde el grupo motor del proceso que trabaja por una danza sin géneros en Oñatz en el que se aprendan todos los bailes.

«Hemos querido apostar por la normalidad, sin protagonismos. Y por eso no vamos a concretar el número de mujeres que participarán en el maratoniano fin de semana, ni cuántas saldrán en la procesión, ni sus nombres. No difiere para nada con la filosofía que hemos llevado hasta ahora. Igual que no hacíamos pública la lista antes, tampoco lo haremos ahora. Hay mucho trabajo y mucha ilusión detrás de este proyecto, y el objetivo es incorporarlo a la fiesta con naturalidad, sin centrar el foco en personas concretas», explicaban en el último ensayo antes del fin de semana más importante del año para Oñatz.

Era un secreto a voces que la agrupación ha confirmado en vísperas de la festividad «porque la decisión de quiénes son los 9 que salen en la procesión se toma siempre la última semana, y tampoco queríamos darle mayor importancia. A la hora de elegir a los dantzaris se tiene en cuenta el compromiso con el grupo, el trabajo en el día a día, y por su puesto la destreza en el baile», señalaron.

Hay documentación sobre actuaciones en el siglo pasado, pero nunca en Corpus

Saldrán mujeres en las representaciones de hoy, mañana y el domingo

Las mujeres empezaron con los ensayos hace año y medio más o menos, y los entrenamientos conjuntos han sido muy intensos los últimos tres meses. Ahora toca disfrutar de un fin de semana muy emotivo y especial, en el que, según explicaron, «los tres días habrá mujeres bailando. Las chicas deben tener el mismo derecho que los chicos. Después, cada uno tendrá sus méritos y sus ganas».

Así las cosas, la banda sonora del Corpus, la de las castañuelas de los dantzaris, acapara la actualidad, sobre todo el domingo, porque será la primera vez que la mujer corretee entre las imágenes y los santos personificados en una jornada cargada de oñatiarrismo y tradición. 2018 pasará a la historia del Corpus (si el mal tiempo no decide imponer su protagonismo), como el año en que salieron las primeras dantzaris bailando, al igual que en 1999 Paulina Kerstock escribió otro hito al convertirse en la primera mujer que participó en la procesión con la cofradía del Apostolado, portando el símbolo de la Virgen en el desfile.

No obstante, aunque sea la primera vez que salgan dantzaris mujeres el día de Corpus, no será la primera vez que se enfunden la indumentaria de las Korpus dantzak y bailen el repertorio de la festividad. Tuvo mucho eco una foto del día de jubilado del 1969, con mujeres y hombres compartiendo desfile eindumentaria. Su autor, el fotógrafo oñatiarra ya jubilado Jesús Mari Arzuaga, firma también otra instantánea de la época, en la que se ve a jóvenes dantzaris interpretando la popular arku dantza en la universidad con Jesús Irizar 'Txutxin' como capitán. Un nombre propio en la historia del Corpus y de Oñatz que también ha participado en este proceso de incorporación de las mujeres a la festividad.

Asimismo se tiene constancia y se preservan documentos gráficos y sonoros, de actuaciones de mujeres en los años 40 y 50, e incluso hay imágenes del Nodo recogidas en el portal digital dantzan.eus. Una grabación en la que se ve como con motivo del noveno congreso de la Sección Femenina, celebrado en 1945, oñatiarras, tolosarras y azkoitiarras bailaron las Korpus Dantzak y la sagar dantza, frente a la Basílica de Loiola

En todos los casos, fueron actuaciones esporádicas o puntuales, y nunca hasta ahora mujeres dantzaris han participado en las celebraciones del Corpus, así que el trepidante fin de semana que hoy arranca será histórico. Sobre todo teniendo en cuenta que hasta el siglo XVIII las mujeres no podían ni siquiera subir a bailar a un escenario, porque se consideraba indecoroso. Las danzas tradicionales eran privativas de los hombres, y lo único que se permitía a las mujeres era bailar en las romerías.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado, y la danza no sabe ya de géneros. Por eso, en el marco de un proceso de reflexión iniciado en el seno de Oñatz Dantza Taldea, este fin de semana los dantzaris del Corpus seguirán el camino ya iniciado por otras agrupaciones como las ezpatadantzaris de Zumarraga, Legazpi o Leitza, o la soka-dantza de Elgoibar.

Tres días sin parar de bailar

Todo está ya preparado para la celebración de una festividad que desde hace siglos en Oñati es sinónimo de zortzikos, banakos y castañuelas. El maratoniano peregrinaje de los dantzaris de Oñatz arrancará hoy por la mañana en los barrios rurales y continuará por la tarde, de 14.30 a 17.00, en los distintos centros de enseñanza. Un encuentro muy especial que han vivido en su infancia, distintas generaciones. Al atardecer los dantzaris, capitaneados por cuarto año por Iñigo Murgiondo, visitarán también Casablanca, Ugarkalde y San Martín, cerrando su tour en la residencia antes de retirarse a descansar.

Mañana, la ronda proseguirá por las calles y barrios del centro urbano, con salida desde la plaza a las 9.00 horas, y exhibiciones durante todo el día, cerrándose el programa el domingo con la representación del ritual procesional. Los dantzaris, al son del Zortziko de San Miguel, escoltarán a partir de las 10 de la mañana en pequeñas procesiones, a los representantes de las hermandades con su santo a hombros, hasta la parroquia.

La ceremonia religiosa (11.00) contará también con su presencia en el altar, y luego cortejarán a los apóstoles personificados en San Miguel, desde Santa Ana hasta la iglesia para recoger al Santísimo y dar inicio a la procesión.

Los dantzaris no pararán de corretear y bailar al son de las castañuelas entre las imágenes hasta llegar a la plaza, donde bailarán el banako. Por la tarde, quedará aún todo el repertorio de bailes del Corpus. Un intenso programa en el que hombres y mujeres bailaran sin distinción de género, compartiendo protagonismo y vestuario, ya que solo ha sido necesario hacer alguna adaptación al pantalón, que apenas se apreciará. Las 'Korpus dantzak' saldrán en adelante a las calles en compás de igualdad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos