Insistir en el 'No es no' para prevenir las agresiones sexistas

El departamento de Igualdad diseña una campaña especial para fiestas

M.G. OÑATI.

«No es no». El lema contra las agresiones sexistas es simple y claro. También, en los sanmigueles y rosarios. Y en eso incidió ayer la concejal de Igualdad, Leire Zumalde en la presentación del programa de fiestas. «Tenemos que insistir en ello, rechazar firmemente actitudes sexistas, y por eso hemos reforzado la carpa 'Beldur barik Gunea', que se instalará tres días en el entorno de la universidad, del 28 al 30, con el objetivo de animar a los jóvenes a adoptar una actitud activa frente a las agresiones sexistas». El objetivo es comunicar y difundir un mensaje clave de prevención del acoso y las agresiones sexuales, instando a comportamientos de respeto. Chicas y chicos, mujeres y hombres, han de disfrutar de los espacios festivos sin padecer ninguna forma de agresión, ni de acoso sexual. «Queremos unas fiestas igualitarias para toda la ciudadanía, sin agresiones, porque en fiestas no todo vale. No es no. Insistir es acosar. Acosar es agredir» incidió.

«La campaña dirigida a prevenir la violencia sexual en el contexto de ocio-fiestas se completará con pegatinas, carteles y trípticos. Además vamos colgar un vídeo en las redes sociales, y mañana se celebrará un nuevo curso de defensa personal gratuito, para el que todavía quedan plazas», explicó Zumalde.

La mezcla de alcohol y el desenfreno no siempre acaba bien y a veces, la mayoría de ellas, son las mujeres las que sufren sus consecuencias, que no tienen por qué aguantar situaciones de temor ante una posible agresión, faltas de respeto, juicios sobre sus cuerpos o su vestimenta, ni insultos o piropos obscenos. El departamento de igualdad considera que hay que hacer hincapié en los jóvenes, porque el sexismo y los estereotipos de género perviven entre los adolescentes, y según la encuestas además, no son conscientes de ello. Conocen el discurso y la información sobre violencia de género, pero no la trasladan a su vida.

Así, en Euskadi, un tercio de las denuncias van firmadas por una chica menor de 30 años, según datos de Emakunde y un 8% son incluso menores de edad. En cuanto a los agresores (otro tercio del total) un 2% son menores de 18 años y un 24% entre 19 y 29 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos