Inmersos en todo un maratón festivo

Brindis festivo. Vestirse de baserritarra y tomarse una sidra en la sagardotegi al aire libre en la que se transforma la plaza es todo un clásico del Herri Eguna. / FOTOS MARIAN

Tras el popular Herri Eguna, hoy pirotecnia itinerante y mañana la locura de los disfraces. El zirimiri no aguó ayer la anual cita con el talo, el txotx, la feria y la trikitixa, y las calles volvieron a teñirse de la cultura y costumbres del caserío

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Talo, caldo, visita a la feria agrícola, de ganado y artesanía, y degustación de sidra a ritmo de trikitixa. Ese es el guión matinal de la jornada del Herri Eguna y cientos de oñatiarras lo cumplieron ayer a rajatabla. Los 'Errosaixuek' están en plena vorágine festiva, y aunque a primera hora se notó un bajón de gente, al final la popular cita que anualmente homenajea la cultura y costumbres de los baserritarras, volvió a ser multitudinaria.

Niños, jóvenes y adultos se echaron a la calle para disfrutar de las exposiciones y concursos instalados en los alrededores de la Universidad y en el propio claustro. Había dónde elegir: enormes frutas y hortalizas, curiosas plantas y flores, artesanos de muy distintas ramas, ganado lanar, caballar, caprino y vacuno, quesos, tartas, hongos, rosquillas, panes...

Y mientras unos deleitaban la vista y el paladar con productos del caserío de indudable calidad, la plaza se convertía en la catedral de la sidra, en una sagardotegi al aire libre en la que corrieron litros y litros de caldo guipuzcoano, nada menos que 1.800. No hay duda de que la sidra es uno de los productos estrella de la jornada junto al talo, de los que se sirvieron más de 2.500.

En cuanto a los certámenes agrícolas, el mejor lote de verduras fue para los tomates de Ortuzabala, y el de frutas para las peras de Felix Azkargorta, mientras que el concurso de quesos se lo llevaba Gomistegi, por delante de Bixente Amiño y Felix Azkargorta. Tras la comida popular, las pruebas de deporte rural y las romerías pusieron la guinda a una jornada redonda que tiene banda sonora propia: el sonido del txistu, las gaitas y la trikitixa.

Hoy, la fiesta continúa con clásicos como el piromusical nocturno (23.00), que cambia de formato y se transforma en correcalles de la mano de 'Theos Foc', de Scura Splats. Así las cosas, la avenida de la Universidad vivirá una noche de fuego, con pasacalles desde Correos hasta la plaza. Otro plato fuerte de la jornada del Domingo de Rosario es el parque de aventuras para jovencitos de 3 a12 años que se celebrará de 11.00 a 14.30 horas en Errementeri Plaza con tirolina, rocódromo, paintball, hinchables, y photocall con los txorimalos. No faltarán tampoco los bertsolaris de balcón a balcón, la pelota, y variedad de conciertos (La banda de música, The Ladies, Mobydick o la orquesta London). Mañana, las fiestas se despedirán a lo grande con la locura de los disfraces.

Fotos

Vídeos