'Handia', un gigante con raíces oñatiarras

Garaño y Arregi, con el premio conquistado por 'Handia' en Donostia./
Garaño y Arregi, con el premio conquistado por 'Handia' en Donostia.

Hoy y mañana participará en los pases de las 22.30 horas, para abordar con los espectadores los entresijos del filme El director Aitor Arregi afronta el estreno local con «mucha ilusión y nervios», y anima a ver la película

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Pese a su dilatada trayectoria cinematográfica, Aitor Arregi sigue siendo ese tímido apasionado del séptimo arte que disfruta como un niño viendo una película en las butacas del cine de Oñati, ese del que no pudo gozar demasiado en su infancia (se cerró el Garoa) y que le llevó a descubrir al audaz Indiana Jones (su primer héroe del celuloide) en las cintas de VHS de Kultur Etxea. Así que no es de extrañar que el estreno de 'Handia' en casa, le haga especial ilusión, y hoy y mañana (en las sesiones de las 22.30 horas) vaya a compartir los entresijos del filme galardonado con el Premio Especial del Jurado en Festival de San Sebastián, con todos los que quieran disfrutar de la historia del gigante de Altzo, la película que ha rodado junto a su amigo y socio Jon Garaño, que ayer se estrenó en las salas de todo el Estado.

Poco imaginaba Aitor cuando en 2004 protagonizaba estaba misma página con el titular 'Un oñatiarra en los Goya' por la nominación de 'Glup' como mejor película de animación, que una década después una película producida por él 'Loreak' representaría a España en los Oscars, o que el documental 'Lucio' le llevaría de nuevo a la gran gala de los 'Goya'. Pero Aitor y todo el equipo de Moriarti, esa pequeña productora de amigos que con trabajo, pasión y diversificación, ha sacado adelante proyectos como la exquisita 'Loreak', ha empezado a volar alto. Y ahora está embarcada en su proyecto más ambicioso, 'Handia', que ha recibido calificativos como «bellísima», «universal», «un guión de lujo... una joya» o «sutileza, emoción y verdad».

Protagonista
En los pases de hoy y mañana a las 22.30 habrá una presentación coloquio. Esta noche estará Joseba Usabiaga (uno de los protagonistas), además del director Aitor Arregi, que repetirá mañana. El resto de las proyecciones serán normales.
Película
Cuenta la historia del gigante de Altzo, que en el siglo XIX de la mano de su hermano, se paseó por media Europa mostrando su descomunal cuerpo cual feriante.

No hay duda de que el filme ha conquistado a la crítica especializada, y su paso por Donosti y Londres lo corroborra, y ahora el objetivo es conquistar al público. Por eso la puesta de largo de 'Handia' en casa le genera a Aitor «muchísima ilusión, y los nervios propios de estar ante tu gente. Suelo ir mucho al cine de Oñati, y sentarme en una de esas butacas y compartir la experiencia de ver 'Handia' en grupo, con quienes me conocen, va a ser muy emocionante. Es un proyecto cinematográfico en el que hemos puesto mucho esfuerzo y cariño, y animaría a la gente a disfrutarlo» relata.

El estreno, en general, lo afronta con «curiosidad y con un punto de nerviosismo. Estamos con ganas de ver si le gusta a la gente y la recomienda. Las sensaciones son buenas, ojalá llegue a la audiencia y conecte con ella».

Aitor se alegra de que « afortunadamente» cada vez haya más gente en Euskadi que pueda vivir del cine. Él sigue compaginando su trabajo como director, productor y guionista con la docencia en la facultad de comunicación audiovisual de Mondragon Unibertsitatea. Considera que ambos campos «la enseñanza y la práctica, son muy complementarios, y al vivir en Oñati, me viene bien tener parte del trabajo cerca de casa. Pero sobre todo porque yo mismo aprendo mucho de los grandes profesionales que hay en la universidad. Son unos cracks. El día que deje de aprender, me retiro» asegura feliz de que la gente pueda disfrutar ya de su última criatura cinematográfica, un proyecto compartido con Garaño y el equipo de 'Loreak'. En Moriarti suelen alternar las tareas en cada nueva película. Aitor y Jon, son directores en esta ocasión, y Jose Mari Goenaga, guionista junto a ellos, además de productor.

La película rodada en euskera cuenta la historia real de dos hermanos, uno de ellos considerado el más alto del siglo XIX, y su largo viaje por Europa. En esta historia de ambición, dinero y fama, elementos que cambiaron para siempre el destino de esta familia, la película refleja con las guerras carlistas como telón histórico de fondo, el choque entre la tradición y la modernidad, el estancamiento frente al desarrollo. Las tensiones entre el viejo y el nuevo mundo, la identidad, la soledad y el sentirse diferente.

Una de las cosas más llamativas de la figura del gigante de Altzo es que la mayoría de quienes habían oído hablar de él creían que era un ser mitológico, cuenta Aitor. Sin embargo sí que existió. Se llamaba Miguel Joaquín Eleizegi Arteaga, nació en 1818 y fue normal hasta los 20 años, cuando empezó a crecer sin cesar hasta su muerte, a los 43 años, con 2,42 metros de estatura. «Nos atrajo ese proceso que convierte a una persona real en alguien mitológico y en la película hemos jugado a mezclar elementos históricos y contrastados con otros de ficción» concluye este apasionado de cine, que hoy presenta a su incomprendido gigante, en el lugar en que hace tres décadas descubrió a Indiana, aquel aventurero profesor de arqueología que le insufló la pasión por el cine, sembrando una semilla que no ha dejado de crecer.

Fotos

Vídeos