La gran familia pelotari, unida por 50 años de historia

Directivos, pelotaris y pelotazales de distintas generaciones posaron juntos en las gradas del frontón antes de disfrutar de la comida popular que cerraba los actos del 50 aniversario pelotari del Aloña.
/MARIAN'
Directivos, pelotaris y pelotazales de distintas generaciones posaron juntos en las gradas del frontón antes de disfrutar de la comida popular que cerraba los actos del 50 aniversario pelotari del Aloña. / MARIAN'

El estreno del documental 'Barru' y una animada comida pusieron ayer el broche de oro a un año de celebraciones

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El largo, intenso, y en muchos casos emocionado aplauso, que sucedió al último fotograma del documental 'Barru', resume el espíritu de la jornada de comunión de distintas generaciones de pelotazales que se vivió ayer.

Sintetizar no solo la historia, también la prehistoria pelotari del Aloña no es fácil, y menos aún condensarla en una hora y cinco minutos. Pero tanto Kepa Aranburu, autor del audiovisual, como Iosu Osa, «alma máter» del proyecto, y maestro de ceremonias de la presentación que tuvo lugar en Santa Ana, pueden estar satisfechos. La proyección fue un viaje salpicado de anécdotas, recuerdos y reconocimientos a todos los que han colaborado en alimentar y mantener viva la llama pelotari.

Gente como Julián Dorado, que dibujó una sonrisa en la cara a todos los presentes al recordar como en 1976 tuvieron que organizar un baile con Egan en San Lorenzo para conseguir dinero para poder organizar el Cuenca del Deba y dar vidilla a la sección de pelota. O pelotazales de la talla de Esteban Ugarte, José Luis Barrena, Iñaki Galdos, Jon Romaratezabala, Pedro Zelaia, Jexus Agiriano, Joxe Ramón Azkoitia, Eufrasio Belategi, Antón Bengoa o la familia Osa, representada por tres generaciones (Juan, Iosu y Oier) que simbolizan la evolución que ha sufrido la pelota, y evidencian que hay pasiones que se llevan en los genes.

Una exposición fotográfica en el pórtico de Santa Ana completó los actos de la jornada

Directivos, pelotaris, entrenadores, jueces... que han metido muchas horas en los frontones y junto a otras muchas personas han contribuido a escribir la historia de la pelota oñatiarra, se suceden en entrevistas que se intercalan con documentos gráficos del pasado, y los realizados con motivo del 50 aniversario.

No faltan intervenciones de profesionales, entre ellas, la del único oñatiarra que logró dar ese salto, Joxe Ramón Azkoitia (lo hizo el 17 de julio de 1973 en el frontón de Bergara), que aún recuerda el entrañable homenaje que le tributaron cuando se retiró. También participan Joxean Tolosa, que se hace eco de una costumbre muy extendida antaño, pero poco conocida en la actualidad, los entrenamientos en el frontón cubierto de Arantzazu.

Y no podía faltar Aitor Elkoro, que jugó varios años en el Aloña, así como representantes de la gloriosa generación que logró cuatro subcampeonatos de Interpueblos (1979, 1980, 1986 y 1987), esa gran espinita que tiene clavada el Aloña, y que ojalá algún día pueda quitarse.

El presente y el futuro también tienen un presencia importante, porque una de las mejores noticias es que la pelota celebra medio siglo vida en el seno de la gran familia numerosa que acabó siendo el Aloña Mendi, con una salud de hierro y proyectos muy ilusionantes como la presencia femenina en el frontón con una cantera muy prometedora. Mireia Mugarza, pelotari de la Emakume Master Cup, narró su experiencia y se emocionó por el nivelazo que tienen las txikis . El ex-presidente del Aloña y ex-diputado foral deportes, Iñaki Galdos, auguró a su vez que «en ellas está la próxima revolución de los frontones, tras recordar que Oñati fue uno de los primeros municipios en pintar de verde el frontón».

La prehistoria ligada al Txantxiku Txoko, y la incorporación al Aloña la narran Jesús Murgiondo, Sabino Zuazabeitia, Anton Inza e Isidro Palacín. Y del presente y el futuro se ocupan entre otros, los actuales puntales del Aloña, el tándem Iosu Osa y Sergio Uriarte. El primero de ellos, también presidente, fue precisamente el encargado de presentar el documental con un recuerdo y mucho ánimo a Joseba Azkarate, convaleciente de un grave accidente de tráfico. Junto a Osa compareció el director, del audiovisual Kepa Aranburu, que agradeció a toda la sección de pelota «el regalo que ha sido hacer este trabajo porque no tenía ningún contacto con los frontones y me ha permitido conocer la pelota y sobre todo a excelentes personas».

Tras la proyección, que arrancó al son del txistu y acabó entre bertsos de jóvenes pelotaris, hubo ocasión de hacer otro viaje en el tiempo en forma de exposición fotográfica en el claustro de Santa Ana, antes de disfrutar de la traca final. Una comida en la que cerca de 180 comensales, festejaron 50 años de alegrías y sinsabores, de victorias y derrotas. Mientras los más veteranos recordaban sus batallitas, los más txikis no desperdiciaban la ocasión para jugar unos 'barrus'. Ese juego con la que la mayoría de los niños se han introducido en la pelota y que precisamente por eso da nombre al documental del cincuentenario pelotari. Son muchas las personas que a lo largo de todos estos años han puesto su ilusión y han trabajado por y para la sección de pelota del Aloña, y a todas ellas, y a las nuevas generaciones, está dedicado el DVD que en próximas fechas se pondrá a la venta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos