Fiesta inaugural del Grupo Ulma en Goribar

Fiesta inaugural del Grupo Ulma en Goribar

La nueva planta de termosellado del negocio de 'packaging' tiene 5.000 m2 y se prevén otros 4.000 más. Llovieron felicitaciones y reconocimientos por la capacidad del grupo cooperativo oñatiarra «de generar empleo en tiempos de crisis»

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La nueva planta de termosellado del negocio de 'packaging' del Grupo Ulma se inauguró ayer en un ambiente de fiesta, marcado por la lluvia de reconocimientos y felicitaciones. Había ganas de celebrar el triunfo de un proyecto muy especial. Especial porque tal y como explicó el gerente de 'packaging', Cecilio Lejarreta, germinó tras un fracaso. «Un revés que no impidió a un gran equipo luchar por la idea y, gestionando temores e ilusiones, desarrollar una gama de maquinaria de alto nivel. Eso fue hace tres años y ha ido tan bien, que hoy estamos inaugurando una nueva planta de 5.000 metros cuadrados con más de cien trabajadores. Y no solo eso, las perspectivas son tan buenas, que ya estamos pensando en ampliarla otros 4.000 m2 más», relató.

Al acto protocolario, animado con la música y el folklore de Korron-tzi, y en el que no faltaron el aurresku de honor, el corte de cinta y los discursos de las autoridades, asistieron el diputado general, Markel Olano, la diputada foral Ainhoa Aizpuru, el alcalde Mikel Biain, y los primeros espadas del Grupo Ulma, encabezados por su presidente, Raúl García, el director general, Iñaki Gabilondo, el presidente de 'packaging', Lander Díaz de Gereñu, y el director de la nueva planta, Ander Madinagoitia. Este último fue el encargado de explicar los pormenores de las modernas máquinas automáticas para el envasado de productos perecederos en barqueta, con posibilidad de modificar la atmósfera en el interior de los envases.

La nueva factoría ha exigido una inversión de 5 millones de euros y se divide en dos alturas. 4.000m2 están destinados al área productiva y 1.000 a oficinas. La instalación ofrece una capacidad de producción de más de 400 máquinas al año, y gracias al modelo de gestión 'lean', permite trabajar con plazos rápidos y eficiencia de recursos.

Lejarreta destacó que la nueva planta «refuerza la posición competitiva de Ulma Packaging como uno de los líderes mundiales en maquinaria y soluciones automatizadas llave en mano para el sector envases, con presencia en más de 60 países y 18 filiales propias». Iñaki Gabilondo, por su parte, incidió en «la importancia de que el legado que dejemos sea mejor que el que recibimos», valorando que en el contexto de crisis de los últimos años «el grupo haya creado 630 empleos».

El diputado general, Markel Olano, hizo hincapié precisamente en ese «compromiso con el desarrollo económico y la creación de empleo» de Ulma. «Es un día para reivindicar el valor de la cooperativa, en la comarca y en Gipuzkoa. «Yo he sido testigo de cómo en diez meses ha evolucionado el proyecto, y la Diputación ha querido apoyarlo, acondicionando un paso de peatones para reducir el riesgo que suponía el paso de la planta de 'packaging' a ésta» explicó. El alcalde, Mikel Biain, destacó a su vez «la extraordinaria aportación del Grupo Ulma a la sociedad y la economía oñatiarra».

Tras los discursos, la música dio paso a un lunch y a las tertulias, con la nueva ampliación en boca de muchos. 56 años después de su fundación, aquel sueño que se denominó Ulma está presente en más de 80 países, cuenta con 4.600 trabajadores y un volumen de ventas de 725 millones de euros en 2017. El paisaje de factorías del Grupo Ulma, sigue creciendo, ahora en Goribar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos