Los espacios de ocio y deporte ganan peso

Tres de los proyectos, ligados al deporte y el ocio lúdico-recreativo, que tienen asignadas partidas de inversión en los presupuesto del Ayuntamiento para el 2018./MARIAN
Tres de los proyectos, ligados al deporte y el ocio lúdico-recreativo, que tienen asignadas partidas de inversión en los presupuesto del Ayuntamiento para el 2018. / MARIAN

Revalorizar Olaitturri como infraestructura cubierta multiusos es uno de los proyectos estrella de 2018. El gobierno destaca los pasos para que la reforma de Zubikoa arranque en 2019, así como la creación de parques infantiles de perfil verde en San Martín y Casablanca

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Tras el atracón de cifras, datos, planes y propuestas del pleno de presupuestos, el gobierno municipal ofreció ayer una comparecencia para presentar algunos de los proyectos más significativos que comenzarán a andar o se ejecutarán en 2018.

Entre los primeros, la reforma del polideportivo Zubikoa, es el que más tinta ha hecho correr, y aunque las obras no arrancarán hasta 2019 la redacción del proyecto de ejecución se lleva 300.000 euros del presupuesto municipal del año que viene. Despega así, una de las 'patatas calientes' de las últimas legislaturas, un esperado proyecto que según trascendió en el pleno barajaría una inversión de 4,5 millones de euros con un plan financiero plurianual que marcará un punto de inflexión en la política presupuestaria futura.

Pese a los números que gobierno y oposición airearon en el debate plenario, el alcalde, Mikel Biain, y las concejalas Irati Etxeberria y Nerea Zubia, insistieron ayer en que el «presupuesto final lo dictaminará el proyecto definitivo, que será el que en 2018 salga a concurso. Hay un eje principal que es la ampliación de dos o tres calles de la piscina y la reforma de toda la zona húmeda, pero hasta que no tengamos el proyecto definitivo no vamos a elucubrar, porque a lo mejor los estudios arquitectónicos que concurran a la convocatoria pública dan una vuelta a la idea que tenemos preconcebida y también cambian los números que se han estado manejando».

Lo que ha quedado claro es que las obras no arrancarán hasta 2019, así que en el 2018 no habrá mudanzas, ni autobuses a otros recintos acuáticos como apuntaba la rumorología popular .

Txapela para Olaitturri

Otro proyecto de calado, que sí se sumergirá en obras el año que viene será el de Olaitturri. La transformación de la pista deportiva existente entre la antigua Universidad y los Agustinos, en un espacio cubierto multiusos que dará salida a espectáculos y citas que en la actualidad, cuando hace mal tiempo, se realizan en la cancha y en el frontón del polideportivo o en la plaza del mercado, es una inversión muy valorada por distintos departamentos municipales, y para sacar a concurso el proyecto solo falta saber si a la inversión pública se le sumará la privada para un aparcamiento subterráneo.

La idea es aunar una zona deportiva con pavimento adecuado versátil y adaptado para todo tipo de actividades (conciertos, espectáculos, exhibiciones.) y reorganizar el aparcamiento. Y en este capítulo para ver si podría haber interés privado en un parking subterráneo para los vecinos de Kale Zaharra, San Antón y todo ese área, el Ayuntamiento ha remitido una carta a medio millar de residentes del casco histórico, sondeándoles su interés por una plaza de garaje.

El plazo para responder si les interesaría una operación de compra o alquiler está abierto hasta el 15 diciembre, y será el que dé pistoletazo de salida a un proyecto u otro. Si el número de compradores cubriese el importe de la obra, cifrado en unos 1,7 millones de sobrecoste, el Consistorio podría dar luz verde a construir una planta de aparcamientos subterráneos, aprovechando la obra prevista en Olaitturri.

Lo que según explicó el alcalde tiene claro el gobierno municipal es que «no vamos a acondicionar un tercer aparcamiento público subterráneo, porque ya tenemos dos, y no se llenan. Pero sí que podríamos apoyar, asumiendo la redacción de proyecto, una iniciativa privada. Serían necesarios unos 70 síes», explicó. En cuanto a las cifras que se han barajado para el nuevo espacio dijo que oscilarían «entre 900.000 euros si fuese de estilo txapela, a más de un millón si se cerrase todo el perímetro». Para sacar a concurso el proyecto de ejecución, que es el primer paso, se han asignado 50.000 euros.

El gobierno de EH Bildu ha estado siguiendo 'El Campillo' en Gasteiz, una reforma integral de un espacio deportivo acordada con los propios vecinos, y en el que, gracias a un cerramiento parcial del espacio de pistas, no solo se ha sacado partido a la instalación deportiva todo el año, además se ha ganado un nuevo lugar de esparcimiento, consiguiendo un espacio multiusos.

La superficie total del área deportiva, el parking y el parque de juegos, es de 2.731 metros cuadrados. De ellos 1.980 corresponden a la pista deportiva, 460 m2 a estacionamientos y 291 m2 al espacio infantil. El objetivo sería aprovechar toda superficie del entorno de los Agustinos, no solo la cancha. Se trataría de crear, por un lado, un área cubierta polivalente hacia el lado de la universidad. Y por otro, un parking permanente, aunando parte del espacio de la cancha actual, el parque infantil y los estacionamientos de Lizaur, que en la actualidad ofertan 17 plazas.

'Baratzeko Pikua'

Otra actuación de tirón popular será el parque 'Baratzeko pikua' que el paisajista Iñigo Segurola desarrollará con un presupuesto de 100.000 euros en la zona residencial de San Martín, dando continuidad al proyecto 'Olaran Paisaia'. Tras el éxito que ha tenido el parque de chorros de agua y el espacio de ocio verde intergenaracional, acondicionado junto a Eltzia, en la entrada a Ugarkalde, el relevo pasa a otro de los barrios más jóvenes del municipio.

Según el anteproyecto sería un parque de juegos de marcada relación con la naturaleza en un solar de propiedad municipal. Un espacio para el ocio abierto e imaginativo que invitaría a los niños a entretenerse con la tierra, la hierba, la madera o el agua, y al que podría accederse por un tobogán integrado en el talud. Otro elemento diferencial sería la apuesta por pavimentos de corteza de pino y de arena. Una fuente, grandes neumáticos reciclados en formato de jardinera o banco, plantas aromáticas, árboles frutales, un túnel de wisteria, juegos de troncos colocados en horizontal y vertical, setas metálicas y un rocódromo podrían ser otros elementos con los que conquistar a los más txikis.

Otro barrio rejuvenecido, Casablanca, también estrenará parque infantil en 2018, tras una inversión de igual cantidad (100.000 euros) aunque en este caso no hay anteproyecto. «La idea es acondicionarlo junto al túnel del bidegorri, eliminando los elementos de ocio actuales, y creando un espacio más amplio hacia atrás, para que además de mobiliario infantil, haya algún espacio deportivo» señalaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos