La ermita de San Lorenzo estrenará tejado y refuerza la estructura del coro

Ermita. Las obras han superado el ecuador y avanzan a buen ritmo con la complicidad del tiempo / MARIAN

La viga de madera que sostenía la entreplanta que alberga el coro estaba muy deteriorada y se ha sustituido por una de hierro Las intervenciones tienen un presupuesto de 90.000 euros

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La ermita de San Lorenzo ha sido tomada por los andamios para una rehabilitación que le curará de las múltiples patologías que sufría en torno a la cubierta. La cura de salud tiene un presupuesto de 90.000 euros, sufragados en su mayor parte por el obispado, pero cuenta también con apoyo foral y municipal. La Diputación se comprometió a subvencionar el nuevo tejado y las intervenciones necesarias en el coro, si la obra se entregaba antes del 15 de noviembre, y el Ayuntamiento ha dado también el visto bueno a la solicitud de ayuda presentada por la comisión parroquial «con la condición de que se mantenga su uso público».

Las goteras llevaban ya algún tiempo avisando del mal estado del tejado, y un análisis más minucioso determinó que además la ermita padecía problemas estructurales, ya que la viga de madera que sostenía el coro estaba movida debido al deterioro sufrido por el paso del tiempo. Así que conscientes de que el tiempo corre en contra de este tipo de problemas, la comisión parroquial se puso manos a la obra para lograr la financiación necesaria, y las obras ya están en marcha para satisfacción no solo de los fieles, sino también de los defensores del patrimonio cultural.

Y es que en Oñati, las ermitas han estado siempre muy enraizadas en el acervo popular. Llegó a haber hasta treinta y en la actualidad hay 16, además de la de Urbia, en terrenos de la parzonería. Los pequeños sucesos cotidianos, la fe, las disputas vecinales, las celebraciones... han labrado sus muros centenarios. Fueron lugares donde orar, pero también el epicentro de muchas de las fiestas que en torno al santoral aún hoy se siguen celebrando.

Poco a poco la mayoría han sido sometidas a obras de rehabilitación de menor o mayor calado, y ahora le ha llegado el turno a la de San Lorenzo, de la que hay referencias de su existencia que datan de 1505.

Las intervenciones se concentran en dos zonas: el tejado y el coro. El primero está siendo totalmente renovado, y pasará a estar a un solo nivel, en lugar de a dos. Ya se han quitado todas las tejas viejas, y reforzado y nivelado la estructura. En cuanto a la viga de madera que soportaba el coro, se ha reforzado con una de hierro forjado, para garantizar la estabilidad del histórico edificio. La cuenta atrás para que la ermita de San Lorenzo estrene su saneada 'txapela' ya ha comenzado, y la de San Martín, bastante deteriorada también, podría recoger el relevo el año que viene.

Fotos

Vídeos