El efecto LEINN se propaga por el mundo

El decano de Enpresagintza, Lander Beloki, junto a dos emprendedores en la presentación del grado. /
El decano de Enpresagintza, Lander Beloki, junto a dos emprendedores en la presentación del grado.

Ocho años después de su puesta en marcha, el grado de Mondragon Unibertsitatea tiene diez laboratorios La Facultad de Enpresariales oñatiarra está volcada en el ámbito del emprendimiento, con titulaciones pioneras y rompedoras

MARIAN GONZALEZOÑATI.

En la facultad de empresariales del Mondragon Unibertsitatea están de enhorabuena. El efecto LEINN se propaga por el mundo y Oñati tienen un papel importante en la consolidación de un grado que acapara titulares allá donde echa raíces. Ocho años después de su puesta en marcha, 150 jóvenes de Europa, América e India se han formado en el único grado que existe a nivel internacional que aglutina conocimientos en emprendimiento, liderazgo e innovación: el Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación, LEINN, que Mondragon Unibertsitatea imparte desde 2009.

«La fórmula de LEINN ha funcionado con un éxito rotundo, lo que ha permitido que el grado se haya propagado por el mundo a través de los 10 laboratorios (en los que en ocho se desarrolla LEINN) de innovación . Los 150 egresados han creado 14 empresas con nuevos proyectos emprendedores en las que están directamente implicadas 75 personas, un ratio de empleo directo muy significativo» ha explicado el decano de la facultad Lander Beloki.

Predominan las empresas de servicios avanzados y las digitales, aunque cabe destacar también la presencia de la tecnología en varias startups, como son los casos empresas especializadas en aplicaciones tecnológicas, manufacturing o del sector de la biotecnología.

El efecto LEINN es muy llamativo y su propagación por el mundo es un fenómeno inusual en el ámbito académico. Irun, Oñati, Bilbao, Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Querétaro (México) y Shangai (China) cultivan la semilla del emprendimiento que Mondragon Unibertsitatea exportó del modelo finlandés de educación, incorporando los valores cooperativos y un espíritu innovador.

Una mecha exportadora de la que muy pocos títulos pueden presumir y que está consiguiendo que el germen del emprendimiento de la universidad y que la red de laboratorios y comunidad de emprendedores Mondragon Academy se extienda por el mundo.

Esta red está formada por 983 emprendedores en equipo que a través de programas como LEINN o MINN han puesto en marcha 75 cooperativas como herramienta de aprendizaje

El modelo aglutina ingredientes de éxito en un momento en el que los niveles de emprendimiento en algunos países (como Finlandia), alcanzan cotas elevadas que favorecen la riqueza y la creación de empleo del país, mientras que en otros, como España, decae a unos niveles bajos de los que se quiere huir.

El reto de emprender

Los excelentes resultados de LEINN avalan su reputación espectacular: un 36% de sus alumnos genera sus propios negocios. Los datos de las tres primeras promociones graduadas de LEINN reflejan que el 94.7% de los graduados está trabajando, y el 47% está intraemprendiendo. Frente a ello, los datos de emprendimiento en España dibujan un país con un 43% de desempleo juvenil donde el 0,3% de los graduados son emprendedores, mientras que en Euskadi el desempleo alcanza el 24%.

La Facultad de Empresariales de Mondragon Uniberstitatea está volcada desde hace varios años en el ámbito del emprendimiento, con titulaciones pioneras y rompedores que desarrollan la innovación y el emprendimiento con una mirada y una metodología distintas.

«El grado LEINN en Liderazgo Emprendedor e Innovación es un perfecto ejemplo de la innovación aplicada a la formación -explican desde Enpregintza- Se trata de un grado basado en la metodología 'aprender haciendo en equipo', donde los alumnos se marcan su itinerario de aprendizaje con un entrenado del equipo emprendedor (el antiguo profesor, que asume ahora el papel de 'teamcoach'), que les ayuda a resolver sus dudas y donde desde el primer día tienen que crear una empresa real, con clientes reales, productos y servicios reales y que facture una determinada cantidad de dinero para superar cada fase».

Si la empresa fracasa, el proyecto fracasa y los estudiantes no habrán superado los resultados exigidos. Además, en este exitoso e innovador grado la experiencia internacional es interpretada en clave de necesidad en el proceso de aprendizaje y los estudiantes tienen que realizar a los largo de los cuatro años de carrera lo que se denominan 'viajes de emprendimiento', en los que durante uno o dos meses tienen que entrar en contacto con la realidad de lo que sucede en China, India, Finlandia y Sillicon Valley y desarrollar allí sus proyectos empresariales.

Temas

Oñati

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos