No habrá duatlón, sí en cambio duatlón txiki

No arrojan la toalla. La organización quiere volver a ver la plaza llena hasta arriba de bicicletas./CANTERO
No arrojan la toalla. La organización quiere volver a ver la plaza llena hasta arriba de bicicletas. / CANTERO

Tras 26 años al pie de cañón, la histórica prueba se ha suspendido «al no recibir a tiempo los permisos necesarios». AloñaTriatloi Taldea pide disculpas y solicita una autocrítica también a las federaciones, a Tráfico y demás agentes involucrados»

MARIAN GONZALEZOÑATI.

Una de las pruebas más veteranas y populares del calendario euskaldun, la duatlón oñatiarra, ha sucumbido al galimatías que supone organizar una prueba con las nuevas leyes de tráfico.

El año pasado ya tuvieron que cambiar de fecha (de sábado por la tarde a domingo por la mañana) a tres semanas de la carrera, y éste, en las mismas fechas, seguían aún sin los permisos necesarios, pese a haber trasladado la prueba al domingo por la tarde, para evitar la incertidumbre de tener la prueba en el aire. ¡Pero ni por esas! Así que el 11 de marzo el espectáculo del duatlón no hará escala en Oñati como ha ocurrido ininterrumpidamente desde hace 26 años.

La triste noticia se ve en cierto modo atemperada por el hecho de que una de la sorpresas que preparaba Aloña Mendi Triatloi Taldea para este año, la duatlón txiki, sí se mantendrá, celebrándose como estaba previsto el 10 de marzo en las categorías benjamín, alevín e infantil.

La organización ha explicado que «antes de nada nos gustaría pedir disculpas a todas aquellas personas a las que haya podido ocasionar alguna molestia la decisión que hemos tenido que tomar. No queríamos haber llegado a este punto de ninguna de las maneras. Llevamos 26 años seguidos organizando el duatlón. Una prueba que empezó con humildad gracias al pueblo de Oñati y a los participantes que a lo largo de estos años han seguido viniendo, y que hace 5 o 6 años consiguió su máximo esplendor. Los años 2011 y 2012 se juntaron más de 400 participantes en la plaza».

«Lo normal sería tener la fecha y los permisos por los menos con dos meses de antelación»

«No es una decisión fácil, desgraciadamente se necesita algo más que nuestra voluntad»

Relatan que «los últimos años, sin embargo, cada vez hemos tenido mayores dificultades para poder llevarlo a cabo. Año tras año se nos ha complicado el poder definir una fecha para el duatlón. El año pasado, por ejemplo, a última hora tuvimos que cambiar la fecha de sábado por la tarde a domingo por la mañana y pudimos confirmar la fecha solo tres semanas antes de la prueba. Con tan poco tiempo, entre otras cosas tuvimos que conseguir los más de 80 voluntarios que necesitamos a lo largo de todo el recorrido. Por si fuese poco, desde que entraron las nuevas leyes de tráfico en vigor hemos tenido problemas a la hora de definir los circuitos. El año pasado nuestra prueba fue valorada negativamente por tráfico y a consecuencia de ello este año nos hemos visto obligados a cambiar de fecha a un domingo por la tarde con el fin de conseguir el permiso».

Destacan que no era lo ideal para ellos «ya que el sábado por la mañana vamos a organizar el duatlón txiki para los niños y este cambio suponía tener que montar y desmontar dos veces toda la plaza. Además tampoco parecía la mejor opción para los participantes. A pesar de las dificultades y del riesgo que suponía seguir adelante con esta fecha nuestro equipo se mostró dispuesto a aceptar el cambio. Sin embargo, a falta de tres semanas para el día de la prueba, todavía no habíamos recibido el permiso necesario, así que nos hemos visto obligados a tomar la decisión de suspenderla», explicaron.

Necesidad de reflexionar

Dejan claro que seguirán adelante con la organización del duatlón txiki el sábado día 10 por la mañana, pero creen que todas las partes tienen que hacer autocrítica. Consideran que «para organizar una prueba como la nuestra ,al nivel que nos gustaría, necesitamos tener la fecha confirmada y con los permisos necesarios por lo menos con dos meses de antelación. De este modo nosotros además de poder atar con tiempo todos los temas, los participantes pueden planificar adecuadamente sus pruebas y añadir el duatlón de Oñati a sus agendas. Para que esto pueda ser así, nosotros estamos dispuestos a hacer autocrítica, pero creemos que es necesaria la implicación de las distintas federaciones, tráfico y los demás agentes que están involucrados para poder mejorar y trabajar de forma eficaz. Vemos la necesidad de hacer una reflexión por todas las partes implicadas» concluyen.

No ha sido una decisión fácil de tomar para el Aloña como club organizador, pero no van a arrojar la toalla y ha dejado claro que esperan que «el año que viene se pueda celebrar el 27 duatlón de Oñati que no se ha podido organizar este año. Desgraciadamente creemos que para que esto pueda ocurrir se necesita algo más que nuestra voluntad». Se despiden de los duatletas deseando que «pronto podamos volver a ver la plaza de Oñati llena hasta arriba con vuestras bicicletas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos