El PNV destaca «las importantes modificaciones de carácter social logradas en las ordenanzas fiscales»

Considera que revertirán directamente en colectivos en situaciones de dificultad social y económica

M.G OÑATI.

El grupo municipal del PNV se ha mostrado satisfecho «por haber logrado sacar adelante prácticamente todas sus propuestas a las ordenanzas fiscales». En una nota de prensa asegura que «hemos logrado nuevas e importantes modificaciones de carácter social dirigidas a colectivos en situaciones de dificultad social y económica, (perceptoras de RGI, familias numerosas, monoparentales, víctimas de la violencia de género...).

Explica que «si en 2007 logramos bonificaciones y/o exenciones en tasas municipales como la ludoteca, Gazteleku, Jabetza eskola o los cursillos, de cara al año que viene hemos conseguido que el gobierno de EH Bildu amplíe estas bonificaciones a las tasas de los servicios del polideportivo, euskaltegi y kultur-etxea».

En lo referente a los impuestos, los jeltzales aseguran que «hemos conseguido que el gobierno municipal se comprometa a regular de inmediato y con derecho de percepción a partir del 1 de enero de 2018 las nuevas ordenanzas sustitutivas de las bonificaciones y exenciones del IBI y el ICIO. Y es que debido a una modificación normativa, dichas bonificaciones desaparecen de las ordenanzas fiscales y en consecuencia, las personas o colectivos afectados quedarían exentos de estos derechos de percepción (perceptoras de RGI, familias monoparentales, víctimas de la violencia de género, sector agrario....)».

Según relatan, «gracias a ello no habrá vacío de derecho en ninguno de los casos eliminados y por tanto, las y los beneficiarios recibirán su bonificación correspondiente como hasta ahora».

Tasa de recogida de basura

En cuanto a la tasa de recogida de basura explican que su formación «viene mostrando, desde 2014, una gran preocupación por el déficit que se está generando en las arcas municipales por no aplicar las tasas acorde al nivel de gasto que se recomienda desde la Mancomunidad. El coste real del sistema de recogida es de 131,13 euros anuales por vivienda, lo cual genera un déficit de 20 euros al año por cada domicilio» ha señalado el grupo jeltzale.

En relación a ello, de cara al año que viene el PNV propuso subir el servicio 2 euros más (2,6%), «con el fin de ir cubriendo el déficit poco a poco y evitar subidas bruscas del 10% como sucedió en 2017». Los jeltzales concluyen que plantearon esta propuesta «con visión de futuro y porque estimamos que es una vía más prudente y equilibrada de recaudación que la que aplica a día de hoy el Gobierno de EH Bildu».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos