Desarticulan en Bizkaia una banda que robó en un bar de Oñati

El grupo, compuesto por seis rumanos, se dedicaba además a dar golpes en estaciones de Feve de Cantabria y Asturias

EFE

La Guardia Civil ha detenido en Bilbao y Galdakao a seis hombres de origen rumano como presuntos autores de catorce robos en máquinas de autoventa de billetes de estaciones de Feve en Cantabria y Asturias, además de en un bar de Oñati y en un estanco de Izarra (Álava).

Las detenciones se han producido dentro de la operación "Balastrera", que sigue abierta, ya que no se descarta que los detenidos estén también implicados en otros catorce robos en máquinas expendedoras de billetes en estaciones de Euskadi cometidos en 2016 y 2017.

Se calcula que los robos han supuesto a Renfe un perjuicio económico de 200.000 euros -40.000 por el dinero sustraído y el resto por los daños-, además de las molestias causadas a los viajeros que no han podido utilizar las máquinas tras los robos nocturnos.

La operación arrancó el pasado diciembre, cuando la Guardia Civil de Cantabria empezó a investigar una serie de robos en máquinas de estaciones de la comunidad autónoma, que se extendieron hasta mediados de este mes de marzo, según ha informado hoy en una nota.

En ese periodo tuvo constancia de que se estaba produciendo el mismo tipo de hechos en Asturias y de que, con anterioridad, el País Vasco había sufrido catorce, lo que le hizo sospechar de que sus autores formaban parte de un grupo organizado.

Los agentes montaron operativos de vigilancia que les permitieron conseguir información de personas y vehículos sospechosos. Esa información les condujo a un grupo de hombres asentados en Bizkaia que disponían de una amplia infraestructura de vehículos, garajes y trasteros, "donde se suponía podían esconder herramientas y otros efectos presumiblemente dedicados a los robos", explica.

El grupo planificaba los robos consultando en internet la ubicación de las diferentes estaciones, a las que después de desplazaba para comprobar las medidas de seguridad. Una vez fijado el objetivo, de madrugada accedían a la estación, reventando las persianas metálicas y forzaban las máquinas autoventa para apoderarse de la recaudación.

Los integrantes del grupo, que no tenían trabajo conocido, mantenían " un alto ritmo de vida" y acudían a salones de juegos, donde uno de los investigados perdió mil euros en un día.

La Guardia Civil averiguó que dos de ellos tenían intención de abandonar España para marcharse uno a Rumanía y el otro a Dubái, lo que hizo adelantar la explotación de la operación.

Las seis detenciones se produjeron de forma coordinada la semana pasada en Bilbao y Galdakao, y también se realizaron cinco registros domiciliarios y otros tres en garajes y trasteros. En estos registros se encontraron diferentes efectos que pueden estar relacionados con los robos y dinero en monedas, supuestamente procedente de las máquinas.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número de Santander, encargado de dirigir la operación, decretó prisión para cinco de los detenidos. La operación está siendo desarrollada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Guardia Civil de Cantabria, con el apoyo de la UOPJ.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos