«Tenemos derecho a un transporte público digno»

Más transbordos. Esperando un autobús en San Prudencio. / MARIAN

Con la reorganización del servicio de Lurraldebus que entró en vigor el lunes, Oñati ha perdido la conexión directa con Aretxabaleta, Eskoriatza y Bergara

MARIAN GONZALEZOÑATI.

«Cada vez que hay cambios, más bien recortes, en las líneas de autobuses, por pequeños que sean, nosotros salimos perdiendo. Es nuestra cruz, el transporte público». Ese era el sentimiento más compartido ayer en plena resaca festiva, por quienes eran interpelados por «la racionalización del servicio de las dos líneas circulares comarcales de Lurraldebus».

Los cambios anunciados por el departamento foral de movilidad «para mejorar el cumplimiento de los horarios y reducir el tiempo de recorrido» que están en vigor desde anteayer, tampoco han gustado al gobierno municipal de EH Bildu que ha criticado en una nota de prensa que los oñatiarras tengan que hacer transbordo en San Prudencio si quieren dirigirse a Bergara (se elimina la línea Oñati-Eibar), y en Arrasate para ir a Aretxabaleta y Eskoriatza.

«Los vecinos de Oñati tienen derecho a tener un transporte público digno, y estos transbordos no responden a un sistema de transporte de calidad», asegura la edil Irati Etxeberria. Y es que a pesar de que la petición del Ayuntamiento de que la frecuencia de la nueva línea Zumarraga-Oñati-Arrasate (DG04) sea de media hora (y no de una hora como estaba previsto) fue admitida por el departamento foral, siguen en el limbo otras solicitudes que también considera importantes, como el hecho de que estos cambios afectarán a los trabajadores de Gureak que se desplazan al taller de Bergara.

La Diputación recibirá el lunes a una delegación municipal para tratar la problemáticaEl Ayuntamiento montó ayer un minibús para evitar el transbordo a 18 usuarios de Gureak

«Nos preocupan las necesidades de un colectivo que va 220 días al año a Bergara y que hasta ahora utilizaba el servicio de Lurraldebus. Por cuestiones de discapacidad funcional, algunos pueden tener problemas para hacer transbordo en San Prudencio, y eso limita la autonomía de estas persona», ha explicado Etxeberria.

Reunión el lunes en Don

Asegura que se han puesto en contacto con el ente foral para solicitar una reunión que aborde el tema y otras carencias que finalmente se se desarrollará el próximo lunes. Pero mientras, el gobierno municipal ha estado estudiando soluciones eventuales para el colectivo de personas con discapacidad, y ayer puso un minibús para atender a las 18 personas de Gureak que se tenían que desplazar de Oñati y Bergara. «Es una medida de urgencia, atendiendo a las solitudes del colectivo de Gureak, hasta que la Diputación ponga sus propios medios», explicó Etxeberria.

A la espera de si se puede conseguir alguna mejora en el servicio ya en marcha, lo que es un hecho es que desde anteayer los oñatiarras tienen que hacer más transbordos, al perderse la conexión directa con Bergara, Aretxabaleta y Eskoriatza, y eso es a juicio de la edil de movilidad «un paso atrás, sobre todo para la personas más mayores o con problemas de movilidad, por los incómodo que siempre resulta un transbordo, pero en general para todos los oñatiarras que tenemos derecho a un transporte digno. Hay muchos estudiantes, pero también trabajadores y particulares que se desplazan a Aretxabaleta, Eskoriatza o Bergara, o vienen desde estos puntos a Oñati, y que ahora tienen un peor servicio», concluye.

La reorganización implantada en el servicio del Lurraldebus desgaja la ruta Eskoriatza-Arrasate-San Prudencio-Bergara que ahora es independiente a las dos líneas circulares que pasan por Zumarraga, y que han acortado sus recorridos, afectando a Oñati.

Fotos

Vídeos