Un Corpus histórico y multitudinario

Primeras mujeres. Amaia Tatiegi y Ane Irazabal, en la imagen ante el santísimo en la plaza, fueron el centro de las felicitaciones. /Marian
Primeras mujeres. Amaia Tatiegi y Ane Irazabal, en la imagen ante el santísimo en la plaza, fueron el centro de las felicitaciones. / Marian

Dos mujeres integraron por primera vez el grupo de nueve dantzaris que baila en la procesión

MARIAN GONZÁLEZ

El guion perfecto se cumplió y el Corpus oñatiarra vivió ayer una jornada redonda e histórica. La incorporación de la mujer como dantzari a la procesión estuvo bendecida por el sol en un desfile que abarrotó las calles alfombradas de juncos. La amenaza de tormentas preocupaba, pero la lluvia esperó hasta la retirada de los santos. Entonces, sí cayó con ganas, pero ya no importaba: «ahora como si jarrea toda la semana», comentaban varios cofrades, felices tras disfrutar «de un día y una tradición únicos».

Pero si había caras que transmitían satisfacción eran las de los miembros de Oñatz. Y aunque Amaia Tatiegi y Ane Irazabal, las protagonistas de la jornada, se convertían en el centro de las felicitaciones, ellas mismas insistían en «el componente grupal. Hoy hemos salido nosotras, pero este fin de semana hemos bailado 7 mujeres, y lo importante es que ya no habrá distinción de géneros en Oñatz. Era un paso que había que dar y que nos sentimos muy orgullosas de vivir. Han sido días de nervios, pero la experiencia ha sido muy bonita», explicaban tras tañir sus castañuelas entre las imágenes de las 15 cofradías, los niños y niñas que han hecho la comunión, los miembros del Apostolado y de la Adoración Nocturna, angelitos portando calas y pétalos de rosa, y la custodia del Santísimo bajo palio, seguida de los ediles del PNV. Con los apóstoles personificados, Cristo y San Miguel acapararon un año más la atención junto a los incansables dantzaris.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos