Codillo, cerveza y unión deportiva

Codillos y salchichas son las estrellas de las cenas en la carpa.
Codillos y salchichas son las estrellas de las cenas en la carpa. / MARIAN

Hoy arranca la veraniega Oktoberfest txantxikuarra que organiza el Aloña MendiUn año más todas las secciones del club arrimarán el hombro relevándose en la barra y también en la cocina de la gran carpa blanca

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Más de 2.000 litros de cerveza, 1.200 codillos, 800 muslos de pollo, 800 salchichas de cada especialidad y deliciosos postres llenan ya la despensa de la feria de la cerveza que el Aloña Mendi celebrará desde hoy hasta el domingo en el antiguo parking de la plaza.

La feria más deportiva y espumosa ya está aquí. La cuenta atrás para la Oktoberfest oñatiarra comenzó el martes, con la instalación de la carpa de 525 metros cuadrados. A partir de esta tarde toca 'pringar' a unos y 'disfrutar' el resto. Todas las secciones del club se ponen a trabajar detrás de la barra, en la cocina, los fogones, limpiando mesas... e invitan a la gente a disfrutar de una cita con la que ambientar Oñati, «alegrar» las arcas del club rojillo, pero sobre todo hacer piña en torno al Aloña.

La Junta General se prepara para el fin de semana más intenso del año. Será la undécima edición de la feria, y a estas alturas, sí algo esta claro es que prima más la unión y la fiesta en torno al club, que la caja. «No nos cansamos de decir que una de las cosas más bonitas , además de la camaradería entre secciones, es sentir lo involucrada que la gente está con el club. La cita gastronómica tiene mucho peso y puedes ver comiendo o cenando, a cuadrillas de jóvenes, a familias enteras , a gente mayor, al párroco, a concejales.... Es un encuentro aglutinador, y eso es muy bonito- explica el presidente de la junta general Anton Inza.

«El año pasado sacamos 5.000 euros de beneficio, para repartir entre todas las secciones, 500 para cada una, así que no es algo que se haga por motivos económicos, es ya un clásico, como el fin de semana festivo del Aloña, y ese es nuestro motor. La feria es una buena oportunidad para salir de la dinámica de cada sección y trabajar juntos», asegura.

Todo a punto

El club rojillo apuraba ayer los preparativos para que hoy, a las siete de la tarde, arranque la cita cervecera, un espacio para la reunión, el encuentro y la fiesta que se prolongará hasta el domingo por la noche. Los visitantes de la gran carpa podrán degustar una decena de cervezas (blancas, rubias, rojas, tostadas y negras...) que seguro agradarán los paladares más exigentes.

Este año la novedad será «la Kilkenny», la cerveza pelirroja de Irlanda, y que en todas las especialidades, salvo la cerveza sin alcohol (botellín a 2 euros) y la 'lejía' o cerveza con limón (jarra a 3 euros) el precio será de 4,50 euros. «Cada año suben los gastos, este por ejemplo nos han exigido más wáteres, así que hemos decidido 'descongelar' las tarifas. No se trata de hacer caja pero tampoco de perder dinero, así que era necesario Llevábamos ya muchos año soportando las subidas de los productos (montaje y alquiler de la carpa, provisiones...) sin que repercutiese en el precio final» han explicado.

Despegan cuatro días en torno a la cerveza y gastronomía germana, con la que celebrar junto al Aloña un brindis por el deporte local. Hoy la apertura correrá a cargo de la sección de baloncesto y mañana el testigo lo cogerá el balonmano. El sábado por la mañana les toca turno a las secciones de atletismo y gimnasia rítmica, y por la tarde-noche la convocatoria pasa a karate y fútbol. El domingo, ciclismo y pelota en el primer turno y natación y duatlón para bajar la persiana.

Fotos

Vídeos