Chaparrón de citas antes de los disfraces

Al mal tiempo, buena cara. El parque de aventuras infantil y juvenil de Errementeri animó ayer una mañana marcada por la lluvia. / MARIAN
Al mal tiempo, buena cara. El parque de aventuras infantil y juvenil de Errementeri animó ayer una mañana marcada por la lluvia. / MARIAN

La colorista y alegre Bixamon de Rosario pondrá punto final hoy al maratón festivo oñatiarra. El 'photocall' con los cabezudos, un parque de aventuras y la banda animaron ayer una lluviosa matinal

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Con disfraces y a lo loco, así despedirá hoy Oñati sus fiestas patronales tras un trepidante maratón festivo de cinco días. Los Errosaixuek aprietan el acelerador mirando al cielo y buscando la complicidad del tiempo para la jornada más coloristas y desenfadada. Y es que tras unos soleados sanmigeles, las fiestas del Rosario han cogido el relevo con una climatología bastante más triste que se ha dejado sentir en la participación y el ambiente festivo. Ayer los más jóvenes pusieron al mal tiempo buena cara en escenarios alternativos a cubierto y demostraron que el que no se divierte es porque no quiere. Así que mientras los más txikis se probaban las caretas de los cabezudos, los más mayorcitos se inmortalizaban con ellas. A pocos metros, talleres de manualidades, cocina, y pintado de caras entretenían a la chavalería, mientras los más atrevidos disfrutaban de la tirolina, el paintball o el tiro con arco. A la banda de música tampoco le amedrentó la lluvia. Por la tarde, el turno pasó a pelota, los bertsolaris y todo un cóctel de citas musicales, a la espera del espectáculo nocturno de pirotecnia itinerante. Hoy, túnicas de mil colores convertirán las calles en el lugar más desenfadado de Gipuzkoa por unas horas. Es la gran traca final de las fiestas: el día de los disfraces y las sokamuturras. La Bixamon de Rosario despide hoy a lo grande las fiestas en Oñati.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos