Campaña de recogida de firmas contra los recortes en Lurraldebus

La moción y las firmas se aprobaron en sesión plenaria.
/MARIAN
La moción y las firmas se aprobaron en sesión plenaria. / MARIAN

Con lema 'No a los recortes en el servicio público de autobús' el ayuntamiento abandera la iniciativa para presionar a la Diputación El pleno aprueba una moción que defiende «el derecho a un transporte digno»

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

«El desacuerdo y el enfado que muchos oñatiarras nos han hecho llegar tras los recortes que han sufrido dos líneas circulares comarcales de Lurraldebus, ( se ha perdido la conexión directa con Bergara, Aretxabaleta y Eskoriatza ) hemos decidido visibilizarlo en una campaña de recogida de firmas que remitiremos a la Diputación Foral. En la reunión que hubo el 9 de octubre nos dijeron que no ha habido tiempo para valorar las afecciones en el servicio que se puso en marcha el dia 2, y que hay que esperar, y como creemos que es una problema al que no se le pueden dan largas, hemos decidido dar un paso adelante» así explicó en alcalde Mikel Biain en el pleno, la campaña que el Ayuntamiento pondrá en marcha mañana con el lema «No a los recortes en el servicio público de autobús».

Antes, la edil de movilidad Irati Etxeberria leyó una moción que fue aprobada con el apoyo de EH Bildu y el voto contrario del PNV, que según explicó su portavoz Lourdes Idoiaga comparte «las quejas y la preocupación de la gente, pero no la forma en la que el gobierno municipal afronta el problema». A su juicio «la solución está en gestiones directas dónde corresponde y no en presentar mociones». Considera que «la gestión no ha sido la correcta» y puso como ejemplo otra « situación similar en 2007 que resolvimos con muchas idas y venidas».

La moción, que en su último punto anima a los oñatiarras a rubricar el texto aprobado por el pleno con una campaña de recogida de firmas, incide en que los vecinos de Oñati «tienen derecho a tener un transporte público digno, y estos transbordos no responden a un sistema de transporte de calidad» en la línea de la comparecencia realizada por Etxeberria en vísperas de la puesta en marcha de los recortes.

Entonces ya se explicó que la petición del Ayuntamiento de que la frecuencia de la nueva línea Zumarraga-Oñati-Arrasate (DG04) fuese de media hora (y no de una hora como estaba previsto) fue admitida por el departamento foral, pero se criticó que siguiesen en el limbo otras solicitudes que también consideraban importantes, y a las que estaban esperando respuesta.

Según explica el gobierno municipal en la moción «los últimos días hemos escuchado que la Diputación está diciendo que adoptó las decisiones con la conformidad de los ayuntamientos. Y eso no es así, nos ofrecieron dos opciones, ambas malas, y había que elegir una, la menos perjudicial, pero no hubo conformidad. Una postura que comparte también el ayuntamiento de Antzuola, afectado también por los recortes realizados» puede leerse en el texto.

Según la moción, se han recibido quejas de «trabajadores, estudiantes, mayores que se desplazan a cuidar a sus nietos, el director de una centro escolar ... gente que utiliza en su día a día el transporte público, y a los que les ha afectado en su calidad de vida, pero también de usuarios ocasionales que han constatado que» el servicio es más deficiente».

«La racionalización de las líneas circulares comarcales de Lurraldebus» que presentó el ente foral, es para el gobierno municipal «inasumible, porque sigue criterios economicistas. No es de sentido común que en el siglo XXI, tanto desde el punto de vista del medioambiente, como de la economía o la movilidad sostenible, se produzcan recortes en el transporte público. Eso hace que las personas con movilidad reducida, los estudiantes, el colectico de la tercera edad y la gente que no tiene coche, sean tratados como ciudadanos de segunda» explican. Además recuerdan que «en la anterior legislatura foral se puso en marcha un proceso participativo con reuniones en un centenar de pueblos y más de 5.000 propuestas, en una apuesta estratégica por el transporte público, que ahora se fustra».

Etxeberria recordó también que el ayuntamiento decidió poner «de inmediato un minibús para evitarles transbordos a 18 usuarios oñatiarras de Gureak que van 220 días al año a Bergara. « No solo hemos hecho gestiones, también hemos implantado medidas provisionales de ayuda a personas con discapacidades funcionales, y debería ser la Diputación quien asumiese ese coste» aseguró.

Al menos, algunos directos

Por todo ello el pleno insiste en que «los recortes no responden a un sistema de transporte digno y de calidad» y solicita que se recuperen los servicios perdidos, o al menos se aseguren conexiones directas con Bergara, Aretxabaleta y Eskoriatza en las entradas y salidas de colegios y fábricas». Para conseguirlo se pide la implicación ciudadana en la recogida de firmas que mañana arranca en el punto atención del Consistorio.

Fotos

Vídeos