Una cámara con lectura de matrículas sustituirá a las vallas que peatonalizan Txaketua

A partir de septiembre. En lugar de la valla actual o más bolardos, se apuesta por la tecnología.
A partir de septiembre. En lugar de la valla actual o más bolardos, se apuesta por la tecnología. / MARIAN

El ayuntamiento alquilará un radar móvil para controlar la velocidad de los coches cuando el paso está abierto

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

Pacificar el tráfico del casco histórico y dar mayor protagonismo a los peatones, es unos de los ejes estratégicos de Plan de Movilidad Urbana Sostenible, y en esa 'batalla' que se enquistó en el cruce del Txaketua, el Ayuntamiento ultima la puesta en marcha en septiembre de un sistema de control de acceso de vehículos que sustituya a las vallas que en vez de bolardos decidieron colocarse cuando se llevó a cabo la prueba piloto que descartó la peatonalización completa del céntrico enlace , y la limitó a los viernes a partir de las 16.00, los sábados desde las 12.00 del mediodía, y los domingos y festivos.

«El cierre con vallas, fue una medida provisional hasta ver el resultado de la prueba, que luego decidimos mantener, para no intevenir en el asfalto, mientras estudiábamos este nuevo sistema de control de acceso» ha explicado la edil de movilidad Irati Etxeberria. «El método está implantado en localidades como Beasain, Elorrio y Hondarribia y se basa en el empleo de cámaras de lectura de matrículas» relató.

Los conductores que, en horario peatonal ,circulen por la zona prohibida ( la Avenida de la Universidad, desde la confluencia con Aita Madian hasta la plaza Primero de Mayo) serán reconocidos por las matrículas de sus coches y multados, gracias a que la cámara está conectada con la Policía Municpal y cursará una denuncia con la correspondiente fotografía y multa.

La instalación del dispositivo permitirá prescindir de las vallas que se ponen y quitan en la actualidad los fines de semana advirtiendo de la zona peatonal, y evitar la indisciplina de algunos conductores.

El ayuntamiento iniciará en septiembre una campaña para informar a los vecinos del funcionamiento del sistema junto a señalización vertical del horario de peatonalizacióm. «La idea es dar un margen de tiempo a los conductores para que se vayan acostumbrando antes de que la cámara empiece a multar. Más adelante, no se descarta extender el sistema a más áreas peatonales, al ser un método de control que funciona en muchos lugares, sin obstáculos y ruidos» asegura Etxeberria.

La principal pega, además del coste, es la creación de la base informatizada de vehículos autorizados de cada zona ( garajes, comercios, residentes, servicios...) algo que el Ayuntamiento ya realizó 'low cost' con tarjetas de carga y descarga que se repartieron entre establecimientos comerciales y de hostelería y residentes de zonas peatonales. Hay que controlar muy bien las matrículas que están dentro del sistema, así que, de momento, el gobierno municipal ha decidido probar la cámara con lectura de matrículas en una zona sin complicaciones, ya que en teoría solo puede transitar por ella en horario peatonal, herribusa.

Control de velocidad

Otra de las medidas anunciadas para después del verano por el gobierno municipal de EH Bildu en materia de movilidad, es la puesta en marcha de una radar móvil que el ayuntamiento alquilará con el objetivo de controlar la velocidad de los vehículos en el cruce cuando esté abierto. Y es que en la dos mediaciones relizadas en el plazo de un año se ha observado « un preocupante excenso de velocidad». En octubre del año pasado uno de cada cinco vehículos rebasaba la barrera de 30km/h. Y en las mediciones realizadas en primavera, con la zona peatonalizada, el 19% de los vehículos seguía rebasando el límite de velocidad.

Así que cuando el gobierno descartó la peatonalización diaria de Txaketua por el malestar generado ( fue la única medida con suspenso en la última encuesta de satisfacción ciudadana) ya anunció que revisaría el límite de velocidad y controlaría los excesos de velocidad y las infracciones cometidas por los conductores que pasan por el cruce para garantizar la seguridad de los peatones. Así que con las nuevas medidas se tratará «no solo de controlar el correcto cumplimiento del cierre durante el fin de semana, también de que no se rebasa el límite de velocidad entre semana. al ser una zona muy sensible a los peatones».

Además de en el cruce Txaketua, el Ayuntamiento podría instalar el radar móvil en otras zonas en las que se detectan excesos para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de adecuar la velocidad de sus vehículos a las condiciones de la vía en cada momento.

Fotos

Vídeos