Bizipoz germina un grupo de marcha nórdica y otro para 'crecer con arte'

Contentos. Promotores y participantes (no pudieron acudir todos al acto) tras recibir los diplomas. / MARIAN
Contentos. Promotores y participantes (no pudieron acudir todos al acto) tras recibir los diplomas. / MARIAN

La quinta edición del programa de envejecimiento activo ha abordado también con éxito talleres sobre las nuevas tecnologías

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

El programa de envejecimiento activo Bizipoz ha cerrado su quinto curso con muy buen ambiente, y experiencias y aprendizajes que ya germinan en forma de dos nuevos proyectos para vivir con alegría.

El primero, un grupo de marcha nórdica que organizará salidas periódicas para disfrutar del entorno natural en compañía. Y el segundo, un grupo de crecimiento personal en clave artística que caminará de la mano del de co-escucha para tejer iniciativas para llevar una vida más plena. Pero, además, se han desarrollado talleres prácticos y dinámicos centrados en las nuevas tecnologías (móviles, tablets, aplicaciones, pagos y servicios por internet...), así como en temas de economía relacionados con la economía en la vejez, como son las pensiones o las herencias.

En el acto de clausura y reparto de diplomas celebrado en Eltzia, la concejala de bienestar social, Susana Altuna, agradeció a los 18 participantes su «implicación», mientras la directora de los servicios sociales, Itxaro Leibar, explicó cómo surgió la iniciativa en 2016 y la positiva valoración que el Ayuntamiento ha hecho de las distintas ediciones. Las promotoras del proyecto, Beatriz Santamaría y Eider Etxebarria, a su vez, hicieron un repaso al programa que durante tres meses ha ofrecido ocho talleres dinámicos y ha germinado dos proyectos sociales.

«Los talleres tecnológicos han dado mucho de sí, no solo en cuanto a saber manejarse en redes sociales o sacar el máximo partido al móvil, también se ha trabajado aplicaciones que permiten entrenar la mente y que son muy prácticas y beneficiosas para la salud. La gente se ha quedado con ganas de más» relataron.

No hay mejor reclamo que un alumno satisfecho, y los participantes valoraron su experiencia como «muy enriquecedora». Algunos decidieron involucrarse en alumbrar proyectos de envejecimiento activo, y otros prefirieron limitarse a empaparse de los talleres, pero todos enarbolaron el leit motiv del programa «dar vida a los años, no años a la vida».

Con esa filosofía, el grupo de marcha nórdica y el bautizado como 'Creciendo con arte' ya se han puesto manos a la obra. El primero organizó un curso de iniciación a esta actividad física con notable éxito, ya tiene grupo de whatsap, y está barajando cuál será la periodicidad de las salidas. El segundo, redundará en la vía del crecimiento personal a través de la arteterapia, que permite aflorar lo que a veces es difícil expresar con palabras. «Nuestra idea es organizar dos citas mensuales, la primera será el día 14, habrá una excursión para recoger plantas medicinales , con el objeto de encuadernarlas, y luego celebraremos la luna nueva» explicaron. Ambos proyectos ya caminan solos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos