Arrancan las obras en los soportales de la plaza

Obras. El techo con las vigas de madera ya a la vista tras el levante del cielo raso realizado ayer. / MARIAN
Obras. El techo con las vigas de madera ya a la vista tras el levante del cielo raso realizado ayer. / MARIAN

Ayer se realizó el levante del cielo raso, picándose el techo de escayola e inspeccionando la estructura de madera | Se ha andamiado un área de 13,5 metros de largo con el objeto de llevar a cabo las actuaciones necesarias

MARIAN GONZALEZ OÑATI.

La caída el pasado día 2 de un cascote del techo de los arkupes de la plaza a una mesa de la terraza del bar Oñati levantó una gran polvareda... y no sólo en sentido figurado. Tras más de tres meses con partes del techo al descubierto, el «lamentable» estado del monumental soportal y el susto «por lo que podría haber pasado y afortunadamente no ocurrió» hizo que los arrendatarios de los bares Oñati y Arkupe perdiesen la paciencia y reclamasen actuaciones inmediatas al Ayuntamiento para asegurar la integridad de todos lo que frecuentan el céntrico paso porticado de la plaza.

«Así no podemos seguir, cualquier día va a pasar algo serio y vamos a tener un disgusto. Hay que arreglar el techo de los arcos cuanto antes, y sino, mientras se decide cómo actuar, poner medidas por la seguridad de todos» explicaban.

Tras lo ocurrido se revisaron las zonas afectadas y el Ayuntamiento anunció que tomaría medidas inmediatas «por seguridad» y luego ya se dirimiría la responsabilidad de las obras. Finamente, el lunes se instaló el andamiaje de 13,5 metros de largo y 7 de alto, y ayer tras realizarse el levante del cielo raso, técnicos del ayuntamiento y designados por la propiedad inspeccionaron la superficie. La brigada municipal picó el techo para evitar desprendimientos y comprobar el estado de las vigas de madera que soportan la estructura, que son además el suelo de las viviendas que están encima.

Según las fuentes consultadas, «los apoyos están bien, así que se escayolará de nuevo toda la superficie, se volverá a cerrar. Y, aprovechando que las vigas de madera están al descubierto sería aconsejable realizar también un tratamiento antixilófagos». Dependiendo de la solución, las obras podrían prolongarse «hasta el viernes, o alargarse una semana más. No obstante, lo ideal es que a corto-medio plazo se acometan también actuaciones en otros puntos de los soportales, para completar el saneamiento de todo ese área de arkupes de la plaza».

Piden más información

El hecho de que se hayan tomado medidas para solucionar la problemática existente fue ayer aplaudida por los arrendatarios de los bares Oñati y Arkupe, que, sin embargo, criticaron «las formas del Ayuntamiento», en el sentido de que «no nos han dicho nada. Lo lógico es que nos hubieran informado de lo que se iba a hacer hoy, y el 'planning' para los próximos días, porque se han puesto a picar y a llenar todo del polvo sin aviso previo. Al final hemos decidido cerrar, y ahora que hemos mandado a la gente a casa, se van sin decirnos ni mu. De la misma forma que a nosotros nos piden un montón de papeles cuando vamos a hacer algo, lo lógico es que nos envíen un aviso o nos convoquen a una reunión para ver la afección que puede originarnos lo que se haga. No es mucho pedir, tras estar tres meses esperando a que se tome alguna medida al respecto y tener que denunciarlo públicamente para que nos hagan caso», explicaban enfadados mientras reabrían sus negocios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos