Alex Txikon confía en 'Kanu' para la gesta de ascender al Everest invernal

Alex Txikon y el oñatiarra Carlos Vieira 'Kanu' en la instántanea que el primero subió a las redes sociales./
Alex Txikon y el oñatiarra Carlos Vieira 'Kanu' en la instántanea que el primero subió a las redes sociales.

El oñatiarra ha diseñado el buzo y parte de la ropa para este hito virgen del alpinismo. Carlos Vieira 'Kanu' «es el artista» que ha elaborado con Trango World indumentaria para afrontar los 60º bajo cero del techo del mundo

MARIAN GONZALEZOÑATI.

«Aquí estoy con el artista que ha diseñado el buzo y parte de la ropa que llevaré al Everest invernal, diseñado por Trango World Official & Kanu».

Esta afirmación (acompañada de foto) de Alex Txikon en sus redes sociales un día antes de partir a Katmandú, ha permitido descubrir, que el oñatiarra Carlos Vieira, popularmente conocido como 'Kanu', es 'el artista' en el que ha confiado Txikon en la aventura de intentar ascender al techo del mundo (8.848 metros) en pleno invierno y de la manera más pura, sin la utilización de oxígeno artificial.

Uno de los mayores desafíos actuales en el mundo del alpinismo, ya que solo han logrado la cima en una expedición completamente invernal, los polacos Krysztof Wielicki y Leszek Cichy, en un hito que data ya de 1980, y en la que utilizaron oxígeno embotellado. Txikon, que ya lo intentó sin éxito el invierno pasado, quiere lograrlo sin ayuda de abastecimiento de oxígeno, lo que tiene un plus de dificultad. Y la víspera de emprender la expedición (partió el domingo rumbo a Nepal) le hizo un guiño a 'Kanu', con quien comparte además pasión por la montaña.

En el Himalaya, a ocho mil metros de altura y en invierno, con 60 grados bajo cero, los manuales montañeros que hablan de las tres capas de protección para hacer frente al frío son papel mojado. Txikon utiliza seis, además de las protecciones adicionales en manos pies y cara, las partes más sensibles y expuestas del cuerpo. Su primera capa son un conjunto de malla y camiseta térmicos finos que lleva pegados al cuerpo. Por encima se pone dos camisetas, térmicas también, y como cuarta capa utiliza un mono de forro polar. La quinta es el buzo de plumas. Aunque no uno cualquiera. Trangoworld, su patrocinador, le ha hecho para la expedición uno basado en un modelo que comercializa -'Kanu'- que han modificado de acuerdo a las indicaciones de Txikon con la experiencia acumulada.

El diseñador es Vieira, de ahí, el nombre del modelo , y el detalle Txikon de darlo a conocer en las redes sociales, un reconocimiento a esa gente que trabaja a la sombra de las grandes gestas del alpinismo, que dice mucho de él. El buzo, según ha explicado, «es de 1.110 gramos y tiene buena ventilación y es fácil de usar». La sexta capa la completarará una chaqueta de plumas de 750 gramos, para el frío extremo».

Muchas ganas e ilusión

Lo cierto es que la relación del alpinista vizcaíno con Oñati, no es nueva. Tiene una conexión especial con Arantzazu cultivada en las montañas del Parque Natural de Aizkorri y en su cercanía con el franciscano Iñaki Beristain, fallecido en septiembre, con quien se comunicaba incluso vía mensaje durante la expedición del año pasado.

«El invierno pasado el Everest no quiso que conquistásemos su corazón, pero, a mi sí que me lo robó. Por ello, volvemos con muchas ganas e ilusión, y sobre todo, con un gran respeto hacia la montaña y la naturaleza» explicó el domingo antes de partir rumbo a Nepal.

En su nueva aventura en la emblemática cordillera del Himalaya se apoyará de un grupo muy reducido de colaboradores, entre los que estará el paquistaní Alí Sadpara, que ya le acompañó en 2016 en la exitosa subida invernal, también sin oxígeno al Nanga Parbat (8.125 metros). El reto ya ha comenzado, y si la gesta se hace realidad, tendrá un pedacito de protagonismo oñatiarra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos