Además de 'txapela', el espacio multiusos tendrá cerramiento perimetral

Solventado ya el tema del parking subterráneo, una de las intervenciones estrellas de 2018 se pone ya en la pista de despegue, para sacar a concurso la redacción del proyecto de ejecución, que según las cifras barajadas superaría el millón de euros incluyendo el cierre perimetral. La idea es aunar una zona deportiva con pavimento adecuado versátil y adaptado para todo tipo de actividades (conciertos, espectáculos, exhibiciones, comidas populares) y reorganizar el aparcamiento anexo, ya que la cancha dejará de prestar la función de parking, algo que los usuarios, sobre todo adolescentes, reclamaban hace tiempo.

La superficie total del área deportiva, el parking y el parque de juegos, es de 2.731 metros cuadrados. De ellos 1.980 corresponden a la cancha, 460 m2 a estacionamientos y 291 m2 al espacio infantil. El objetivo sería aprovechar toda la superficie creando por un lado, un área cubierta polivalente de unos 1.600m2 hacia el lado de la universidad. Y por otro, un parking permanente, aunando parte del espacio de la cancha actual, el parque infantil y los estacionamientos de Lizaur, que en la actualidad ofertan 17 plazas.

El mantenimiento o no de las gradas de piedra actuales lo dictaminará el proyecto que gane el concurso porque cabe la posibilidad de aprovechar el área deportiva hasta la pared de río. Además tendrán mucho que decir los distintos tipos de cubierta y las diferentes posibilidades de cierre del perímetro del recinto que se propongan. El proyecto ganador se adjudicara las obras que al gobierno le gustaría iniciar este mismo año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos