Abierta la convocatoria de la ayuda de emancipación para jóvenes de 18 a 30 años

El Ayuntamiento subvenciona el acceso en régimen de alquiler a la vivienda

M.G. OÑATI.

La renta de emancipación para el alquiler de vivienda abre la convocatoria 2018 para la concesión de ayudas a jóvenes de 18 a 30 años. Los interesados que reúnan las bases requeridas podrán solicitar la subvención hasta el 12 de octubre. Según el observatorio vasco de la juventud, un joven guipuzcoano debe destinar el 70% de su sueldo para poder hacer frente en solitario al pago de una hipoteca para comprarse un piso en el mercado libre o el 60% de su salario para pagar un alquiler. La cruda realidad es como para quedarse en casa, y eso retrasa los índices de emancipación. Las estadísticas hablan de que el 56,5% de los jóvenes de entre los 18 y 34 años vive con sus padres. La cultura de la propiedad (sólo el 25% prefiere alquilar en lugar de comprar), al endurecimiento de las condiciones bancarias para obtener préstamos, y la carestía de los pisos llevan a pensárselo dos veces .

De ahí que diferentes organismos públicos hayan decidido instrumentar ayudas económicas. El Ayuntamiento las estrenó el año pasado, «con el objetivo de que el 'salto al vacío' hacia la independencia tenga, al menos, una red de seguridad».

La llamada «renta de emancipación» puede ser solicitada por vecinos de entre 18 y 30 años que perciban unos ingresos brutos inferiores a 28.000 euros anuales, 35.000 si son dos o más. No en vano en Euskadi los jóvenes optan por emanciparse en compañía, ya sea en pareja o con compañeros de piso, para sobrellevar el coste de la vivienda.

Las ayudas cubrirán la mitad del precio del alquiler, hasta un máximo de 250 euros mensuales por un periodo máximo de 12 mensualidades. En caso de que el importe total de las subvenciones a conceder supere la cantidad consignada en los presupuestos, las bases estipulan que el ayuntamiento podrá prorratearla entre ellas.

Empadronados

Se exigirá haber estado empadronados en Oñati durante al menos 10 años, o durante los dos últimos años, no contar con una casa en propiedad y estar al día en el pago de las tasas, impuestos y sanciones municipales. Además, no se admitirá contratos de duración inferiores a un año.

También las viviendas objeto del alquiler han de cumplir una serie de requisitos. Deberán contar con cocina en uso con fuente de alimentación eléctrica o gas; cuarto de baño con ducha o bañera; sistema de agua caliente en funcionamiento, instalación eléctrica en uso a 220 voltios con su boletín correspondiente; agua caliente; saneamiento con vertido a la red general, ventilación a la calle y un dormitorio para cada dos personas (como máximo) de la unidad familiar. Quedarán al margen de estas ayudas las VPO, los subarriendos o arrendamientos de habitaciones, los locales usados como vivienda, las casas en alquiler sujetas al programa Bizigune y los alquileres superiores a los 55O euros. Se trata de «facilitar el proceso de emancipación de los jóvenes en el municipio, máxime en estos tiempos en los que este colectivo es uno de los que está siendo más castigado por la crisis económica» explican desde el gobierno municipal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos