Diario Vasco

José Luis Lazkanoiturbu y Anton Garai, 'hijos adoptivos' de Manises

Protagonistas. Los agustinos José Luis Lazkanoiturburu y Anton Garai.
Protagonistas. Los agustinos José Luis Lazkanoiturburu y Anton Garai.
  • Los agustinos locales, dos apreciados 'curas-obreros', serán reconocidos mañana

  • El Ayuntamiento valenciano quiere agradecer «su trayectoria vital al servicio de los más desfavorecidos y la lucha por la justicia social»

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Dos oñatiarras, los agustinos Anton Garai y José Luis Lazkanoiturburu, serán nombrado mañana 'hijos adoptivos' de Manises. En el acto que tendrá lugar en el auditorio Germanías de la localidad valenciana, dos de los 'curas-obreros' del Levante, recibirán el cariño popular e institucional «por su trayectoria vital al servicio de los más desfavorecidos y la lucha por la justicia social que han llevado a cabo desde hace más de cuatro décadas, a cargo de las parroquias de San Jerónimo y San Francisco».

Anton y José Luis comparten localidad natal, destino eclesiástico, fe y compromiso social. Ambos estudiaron en los Canónigos Regulares de Letrán y dieron clases en el seminario oñatiarra antes de partir hacia Valencia. El libro 'De la misa al tajo. La experiencia de los curas obreros' de Xavier Corrales, aporta un buen número de datos sobre la experiencia de los llamados curas obreros valencianos, entre ellos los dos religiosos oñatiarras, cuya labor eclesial se ha desarrollado con un gran compromiso social.

En pleno franquismo, adoptaron una posición alejada de la Iglesia oficial vinculada al Régimen. Bajo la inspiración de otros religiosos de Francia y Bélgica, decidieron compatibilizar su función eclesial con el trabajo en la fábrica o en la obra. Garai trabajó primero como albañil, y luego probó la pintura mural y el empapelado, mientras que Lazkanoiturburu trabajó como peón y albañil antes del fundar una cooperativa de recogida y reciclaje de residuos sólidos.

Barrios obreros

En las parroquias de las barriadas obreras y en las comunidades cristianas de base encontraron un espacio donde demostrar que se podía vivir la fe de otra manera, participando activamente en el movimiento obrero y ciudadano.

Lazkanoiturburu fue rector en un colegio internacional en Roma y en el seminario de Oñati antes de recalar en Manises, donde sigue siendo el párroco de la Iglesia de San Jerónimo. En el libro sobre la experiencia de los curas obreros editado por la Universidad de Valencia, explica que es «hijo de baserritarras, mi madre nació en San Juan de Artia, el caserío más alto de Gipuzkoa». Estudió en los agustinos oñatiarras, donde se ordenó sacerdote y dio clases. Recaló en Manises en 1969, con 40 años de edad, junto con otros tres compañeros que eran también profesores, entre ellos Garai, actual párroco de la iglesia de San Francisco y coordinador de Cáritas Interparroquial, donde lleva el grupo de solidaridad con los parados, formado sobre todo por inmigrantes.

Anton, que nació en Patrue kale, relata con humor como por entonces se decía que «Oñati era un pueblo que fabricaba curas, chocolates y palillos». En el libro de Corrales, recoge que «en mi calle, que era relativamente pequeña, éramos 13 curas y no sé cuántas monjas. En mi casa, sin ir más lejos, éramos cinco hermanos, dos de ellos curas y una monja». Relata también la existencia de dos seminarios importantes: el de los franciscanos de Arantzazu y el de los Canónigos Lateranentes o Agustinos, en el que se formaron. Y en relación al dicho popular citado, recuerda que también había 5 chocolaterías y 3 fábricas de palillos.

Cuando Lazkanoiturburu y Garai llegaron a Valencia, les asignaron el barrio de Cristo y «como cuatro curas en una parroquia a la que no venía nadie, no era sostenible», en vez de esperar a que vinieran intentaron ser como ellos, y como todo el mundo trabajaba en la construcción empezaron como peones de albañil. Así ,de la misa al tajo, se ganaron el aprecio de los feligreses, que las últimas semanas les han hecho llegar sus felicitaciones y agradecimiento, aplaudiendo la decisión del ayuntamiento de Manises.

Ambos ya fueron propuestos en septiembre como candidatos para recibir otro reconocimiento, el premio '9 d'Octubre' que otorga la ciudad «a maniseros relevantes o con una trayectoria destacable», pero el PP se abstuvo, y no se les pudo condecorar, ya que es un reconocimiento que exige la unanimidad plenaria. En el caso de los 'Fills adoptius' el Partido Popular, también se abstuvo, pero al no ser necesaria la unaminidad, simplemente la mayoría, la propuesta hecha por alcaldía, sí salió adelante con el voto del resto de los partidos. La ceremonia será mañana y no faltarán oñatiarras en el acto de reconocimiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate