Diario Vasco

Gratitud real a las 'magas' de la residencia

la Cabalgata inundó de magia y alegría las calles gracias al esfuerzo de Txanda, la colaboración de escolares como antorcheros y tamborreros, y la música de Ganbara Txiki.
la Cabalgata inundó de magia y alegría las calles gracias al esfuerzo de Txanda, la colaboración de escolares como antorcheros y tamborreros, y la música de Ganbara Txiki.
  • A continuación Melchor, Gaspar y Baltsar participaron en un mágico y animado desfile, y atendieron a los txikis en el ayuntamiento

  • Los Magos de Oriente agradecieron a las monjas de San Martín su dedicación a los mayores oñatiarras

Melchor, Gaspar y Baltasar llevan muchos años visitando San Martín Egoitza la víspera de Reyes, y como conocen muy bien a las 'magas' que tanto cariño y dedicación han regalado siempre en los ancianos oñatiarras, quisieron sumarse ayer a los homenajes previstos a las hijas de la Caridad, que en primavera dejarán Oñati y por lo tanto no estarán ya en la próxima visita de los Magos de Oriente. « Ellas sí que son magas y durante décadas han regalado lo mejor de si mismas a nuestros mayores, os estamos muy agradecidos» explicó el embajador real de Txanda en el acto, Juan Carlos Aranburu, ante el aplauso de todos los presentes.

Así con un merecido tributo a la monjas de la residencia arrancó ayer el periplo oñatiarra de los últimos mensajeros de ilusiones de la Navidad, que cumplieron con niños y mayores en un mágico y animado de desfile. Los cierto es que Melchor, Gaspar y Baltasar tuvieron una intensa jornada de visitas que se inició con el reparto de presentes a los ancianos. Tras la calurosa acogida recibida en la residencia, tanto por la temperatura ambiente como por el calor humano del acto en sí, sus majestades se montaron en sus carrozas y no dejaron de saludar y echar caramelos a los niños, que ilusionados, intentaban verles de cerca y hacer acopio de un buen surtido de caramelos para endulzar la cuesta de enero.

Los Reyes Magos estuvieron acompañados en su periplo urbano por antorcheros y tamborreros con mucha marcha que bailaron varias coreografías a lo largo del recorrido, y una cuarta carroza que reivindicaba el papel del comercio en la vida del municipio. El desfile finalizó en la plaza con la actuación de las voces de Ganbara Txiki, y tras la aplaudida intervención de sus Majestades desde el balcón consistorial, se instalaron en el salón de plenos, recinto en el que atendieron pacientemente a los niños, que ilusionados les entregaban sus cartas y conversaban con ellos. La Navidad da sus últimos coletazos, con el sabor alegre de los regalos y el dulce de los roscones tras una jornada muy especial en la que Melchor, Gaspar y Baltasar agradecieron el trabajo de sus embajadores oñatiarras, los comerciantes de Txanda, y les desearon también lo mejor a las monjas de la Caridad allá donde vayan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate