Diario Vasco

Cine matinal infantil para no morir de éxito

Colas en el cine el pasado domingo por la tarde, en la sesión infantil, que volvió a agotar entradas.
Colas en el cine el pasado domingo por la tarde, en la sesión infantil, que volvió a agotar entradas. / MARIAN
  • Un buen número de usuarios pide que se implante la venta digital, opción que el departamento de cultura está estudiando

  • Las quejas por las colas y llenos registrados este mes, hacen que el Ayuntamiento refuerce la cartelera

Hoy es sábado, y si se cumplen los históricos de asistencia al cine, no habrá problemas de aforo en la funcional, pero pequeña sala de 128 butacas de Kultur Etxea. Lo de mañana será harina de otro costal. Los últimos fines de semana, los filmes infantiles 'Trolls' y 'Zikoinak' han colgado el lleno y levantado un torrente de quejas y malestar entre muchos progenitores que consideran que «el sistema de venta de entradas es tercermundista» y piden que se implante la venta digital como en las obras de teatro.

«Cada vez hay que venir antes para no quedarse fuera, y de seguir así habrá que recurrir a la fiambrera», ironizaban el domingo adultos que acompañaban a sus hijos hasta el cine «porque todavía son pequeños para estar aquí como mínimo media hora a la intemperie, y con la carretera al lado. Algunos andan jugando, hay empujones, jaleos por guardar la cola... Todo eso se evitaría si se pudiesen comprar las entradas por internet. Que quedan, pues las coges, que no, pues se hace otro plan, y ya está. Pero estar aquí aguantando en la fila y luego no poder entrar es una faena. En muchas salas se pueden imprimir ya entradas compradas por internet o llevarlas al móvil y pasar directamente al cine sin hacer cola en taquilla», comentaban.

Tres entradas por persona

Puestos en contacto con el departamento de cultura, que es quien gestiona el cine municipal, reconocen los llenos de las últimas semanas y la recepción de quejas, y explican que ya se han tomado algunas medidas «para evitar malas prácticas, como que en taquilla solo se despachen como máximo tres entradas por persona y sesión».

Pero el cartel en el que la traviesa y aventurera Pippi invita a comportarse cívicamente en la espera y en taquilla, no ha despertado la misma simpatía en todos los usuarios. «No vamos a andar de policías o enfrentándonos a las pandillas de más mayorcitos, es mucho más fácil que cada cual venga con su entrada, mejor si son numeradas, y ya está, evitamos las colas y los malos rollos».

En cultura no comparten la opinión de que la venta digital acabaría con las colas. «Ningún sistema de venta anticipada en un cine de 128 butacas evitaría colapsos en taquilla y que se quede gente fuera en las películas de más éxito. Eso solo ha ocurrido este año en el 4% de las sesiones de adultos y el 10% de las infantiles -resaltan-. No obstante, estamos mirando varias plataformas digitales. Hay que estudiar qué porcentaje de entradas se podría poner en internet y si económicamente es viable, pero como un servicio más, no como solución a una problemática coyuntural que obedece a la dimensión de la sala», señalan.

Desde el Consistorio destacan que «el precio del cine lleva congelado desde 2010, con un precio de 4,50 euros las sesiones de adultos, y 3,50 las infantiles y el día del espectador», y dejan claro que «la venta digital repercutiría en las entradas entre 0,32 y 0,90 céntimos». Consideran que últimamente se han incrementado las quejas, «porque es la temporada alta del cine infantil y además se han proyectado películas de tirón como 'Un monstruo viene a verme' que llevó a 759 espectadores al cine». Y, de momento, mientras se estudia el tema de la venta on-line de entradas, para dar una salida a la problemática infantil, han decidido consolidar definitivamente la sesión matinal de los domingos a las 12.00.

«Los dos pases que hemos realizado no han tenido mucho éxito, porque al no tener una periodicidad fija, unos domingos sí y otros no , la gente se despista. A partir de mañana, la cita matinal con el cine será semanal para ayudar a que la sala no muera de éxito en las sesiones infantiles, ofreciendo una nueva alternativa a las familias a las vez que se amplia la oferta cinematográfica del municipio», explican.

El efecto de la digitalización

Lo cierto es que el cine de Kultur Etxea está disfrutando de una segunda juventud desde que en 2012 el Ayuntamiento acometiera la digitalización de los equipos de proyección y sonido de la sala. La inversión de 67.200 euros permitió una mejora espectacular de la oferta de películas, de manera que se viene proyectando cine de estreno en unas condiciones de exhibición óptimas, y a precios muy ajustados. Además, los nuevos equipos han permitido la ampliación casi ilimitada de contenidos posibles a proyectar en las más diversas técnicas y formatos (DVD, blue ray, ordenador, etc.) que está favoreciendo la organización óptima de gran cantidad de actos culturales y sociales.

Según los números de taquilla, la cifra de espectadores al cine oñatiarra crecerá también este año respecto al pasado. Si en 2015, la sala registró 12.594 espectadores, éste (a fecha de 23 de noviembre) alcanza ya los 11.783. «En 2016 llevamos 165 sesiones de adultos y convendría aclarar que solo se han llenado 9. Y en cuanto a las infantiles, ha habido 47 pases y el aforo se ha completado en 5. Son datos relevantes que la gente debería tener en cuenta antes de poner el grito en el cielo, porque evidencian una realidad, y es que en la mayoría de la sesiones el aforo es suficiente y cuando llega un película de mucho tirón, siempre programar sesiones extra», concluyen desde el departamento de cultura.

Este fin de semana, '100 metros' y 'Heidi' vuelven a citar a los cinéfilos, y los gestores de Kultur Etxea hacen hincapié en la opción de disfrutar de la sesión matinal de mañana. «Creemos que las 12.00 es una buena hora para que los txikis disfruten del cine y no saturar de paso la sesión vespertina. El tema de la venta digital está sobre la mesa y pronto tomaremos una decisión al respecto», concluyen.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate